América Latina

19 julio, 2019

Un automovilista arremetió contra una protesta en Brasil y mató un manifestante

En el marco de una protesta sobre el camino Jequitibá frente al campamento Marielle Vive del Movimiento de Trabajadores Rurales Sin Tierra (MST), en el interior de San Pablo, una camioneta arremetió contra los manifestantes dejando como resultado un muerto y todavía se desconoce el número de heridos.

En el marco de una protesta sobre el camino Jequitibá frente al campamento Marielle Vive del Movimiento de Trabajadores Rurales Sin Tierra (MST), en el interior de San Pablo, una camioneta arremetió contra los manifestantes dejando como resultado un muerto y todavía se desconoce el número de heridos.

Con la presencia de 500 militantes, la actividad tenía como objetivo reclamarle al municipio de Valinhos el abastecimiento de agua para la zona. En ese contexto, un hombre que manejaba una camioneta y estaba armado fue directo a arremeter contra la gente y como consecuencia del ataque falleció Luiz Ferreira Costa, militante del MST.

“La protesta tenía lugar frente al campamento en una carretera concurrida, pero estaban allí para denunciar la situación de falta de abastecimiento de agua en el lugar, con distribución de alimentos de la reforma agraria y volantes”, declaró Keli Mafort, dirigente del movimiento.

En el campamento viven más de mil familias desde abril del 2018 cuando se ocuparon las tierras de la empresa Eldorado Emprendimientos Ltda, un mes después del asesinato de la concejala carioca Marielle Franco.

En una declaración difundida por el MST, además de exigir justicia aseguran que el asesino al volante “actúa bajo el clima de terror contra los movimiento populares, estimulado por autoridades irresponsables del gobierno brasileño”.

El MST es un movimiento autónomo que nació de las luchas de los trabajadores rurales a finales de la década del 70 y hoy articula a campesinos que luchan por su territorio y por la reforma agraria.

Durante su campaña electoral, Jair Bolsonaro, actual presente de Brasil, sostuvo que iba a “poner un punto final a todos los activismos de Brasil”, agregando que se debía “tipificar como terroristas las acciones de estos marginales”, refiriéndose particularmente al MST y al Movimiento de los Trabajadores Sin Techo (MTST).

Guilherme Boulos, líder del MTST, ya había denunciado ante el Parlamento Europeo la persecución que se vive en Brasil, manifestando que existen “muchos motivos para pensar que aumentará la criminalización de los movimientos sociales y se intensificará la violencia”.

La situación vivida este viernes no es algo aislado, ya se dieron ataques en otros campamentos. En 2018, en el municipio de Dos Irmãos do Buriti en Mato Grosso do Sul atacantes provocaron un incendio en uno de los campamentos mientras gritaban consignas a favor de Bolsonaro.

Si llegaste hasta acá es porque te interesa la información rigurosa, porque valorás tener otra mirada más allá del bombardeo cotidiano de la gran mayoría de los medios. NOTAS Periodismo Popular cuenta con vos para renovarlo cada día. Defendé la otra mirada.

Aportá a Notas

¿Querés uno de nuestros libros?

Podés conseguirlo a precio promocional haciendo click en la imagen. ¡Escribinos y te contactamos para hacértelo llegar!

Conseguilos