América Latina

22 julio, 2019

Nuevo ataque contra campamento Sin Tierra en Brasil

Al grito de “vamos a matarlos a todos”, el jueves pasado seis personas en moto atacaron un campamento de trabajadores y trabajadoras del Movimiento Sin Tierra (MST), ubicado al norte del Estado de Minas Gerais, y prendieron fuego las casas de las familias acampantes sin registrarse víctimas fatales.

Al grito de “vamos a matarlos a todos”, el jueves pasado seis personas en moto atacaron un campamento de trabajadores y trabajadoras del Movimiento Sin Tierra (MST), ubicado al norte del Estado de Minas Gerais, y prendieron fuego las casas de las familias acampantes sin registrarse víctimas fatales.

En el campamento Bela Vista, localizado en Rio Pardo de Minas, viven 30 familias desde febrero del 2017. Al momento del ataque lograron esconderse pero vieron destruidas todas sus pertenencias.

El asentamiento se encuentra en la hacienda Santa Bárbara cuyas tierras eran explotadas irregularmente por el grupo económico Gerdau. Declarada como tierras fiscales por el Estado de Minas Gerais, esto permitió a las familias mantener la posesión del lugar.

Esta nueva agresión se suma a la ocurrida contra el MST la semana pasada en el Campamento Marielle Vive del Estado de Sao Paulo donde una camioneta arremetió contra una protesta de los trabajadores y trabajadoras dejando el saldo de un muerto y numerosos heridos.

“Exigimos que los organismos de seguridad garanticen la defensa de estas familias y que los atacantes sean investigados y detenidos antes que la amenaza se vuelva un atentado contra la vida de las personas que se organizan y luchan para que la ley sea cumpla”, sostiene el comunicado del MST sobre los hechos.

Y agrega que conocen “de cerca las consecuencias del odio fomentado por el actual gobierno” y remarcaron que “las amenazas de este tipo no son hechos aislados”.

El MST es uno de los movimientos socio territoriales más grandes de América Latina y desde hace décadas lucha por una Reforma Agraria que enfrente el latifundio y distribuya tierras a cientos de miles de familias agricultoras y campesinas.

Jair Bolsonaro, primer mandatario de Brasil, cuando aún estaba en campaña sentenciaba que “la hora de los militantes del MST está llegando. Su actividad es criminal y entiendo que además es terrorista”.

A su vez, desde el MST denuncian que el gobierno busca “privatizar los asentamientos” y profundizar la “mercantilización de la tierra”.

En ese sentido, Flavio Bolsonaro, senador e hijo del presidente, lanzó una propuesta de enmienda constitucional (PEC) para modificar la función social de la tierra consagrada en la Constitución de 1988.

Si llegaste hasta acá es porque te interesa la información rigurosa, porque valorás tener otra mirada más allá del bombardeo cotidiano de la gran mayoría de los medios. NOTAS Periodismo Popular cuenta con vos para renovarlo cada día. Defendé la otra mirada.

Aportá a Notas

¿Querés uno de nuestros libros?

Podés conseguirlo a precio promocional haciendo click en la imagen. ¡Escribinos y te contactamos para hacértelo llegar!

Conseguilos