Géneros

22 julio, 2019

Día del Trabajo doméstico: eso que llaman amor es trabajo no pago

Cada 22 de julio se celebra el Día Internacional del Trabajo Doméstico, que fue establecido durante el Segundo Encuentro Feminista Latinoamericano y del Caribe realizado en Lima en 1983. Este día busca reconocer la contribución de las labores domésticas y las tareas de cuidado en los hogares.

Cada 22 de julio se celebra el Día Internacional del Trabajo Doméstico, que fue establecido durante el Segundo Encuentro Feminista Latinoamericano y del Caribe realizado en Lima en 1983. Este día busca reconocer la contribución de las labores domésticas y las tareas de cuidado en los hogares. Porque como señaló Silvia Federici: eso que llaman amor es trabajo no pago.

De acuerdo con el Convenio 189 de la Organización Internacional del Trabajo (OIT), el trabajo doméstico es el realizado en un hogar u hogares y quienes lo llevan a cabo lo hacen en el marco de una relación laboral. Se define entonces por el lugar de trabajo: un hogar privado en el que se prestan tareas y servicios de cuidado tanto de la casa como de las personas que habitan allí. Esta definición no contempla el trabajo doméstico que se realiza en hogares familiares, por fuera de una relación de trabajo.

El pensamiento ortodoxo asociado a la economía neoclásica ha sedimentado la fuerte relación entre economía-actividades mercantiles-producción de riqueza, poniendo el foco en la reproducción del capital, invisibilizando la reproducción de la vida. En este proceso ciertos actores (y actrices) fueron históricamente invisibilizados al momento de pensar la Economía con mayúsculas.

El concepto de trabajo se ha cristalizado como sinónimo de trabajo asalariado o empleo, separando de forma tajante al ámbito laboral del ámbito familiar, escindiendo así lo público de lo privado. En este proceso el trabajo doméstico quedó relegado al mundo del hogar y nos acostumbramos a repetir: “Mi mamá no trabaja, es ama de casa”.

Durante las décadas de 1970 y 1980, en el marco del movimiento feminista y la reivindicación por los derechos de las mujeres, el trabajo doméstico empezó a ser tomado en cuenta desde una dimensión objetiva: bienes, servicios, vestimenta, alimentos. Pero a partir del siglo XXI, su carácter subjetivo, vinculado a la dimensión de los cuidados fue puesto sobre la mesa para remarcar su centralidad en el proceso de reproducción del capital.

Como sostiene Federici “la tarea histórica de las mujeres ha sido la de reproducir la fuerza de trabajo –parir y criar a los futuros trabajadores–. Ahí está contenido el significado que ha tenido el sexo para las mujeres: ha sido siempre un trabajo.”

En este marco, los planteos de la economía feminista y los estudios de género evidenciaron la dificultad de separar la producción de la reproducción, lo privado de lo público y la casa del trabajo al momento de pensar la economía (o las economías). En los últimos años tanto la economía de los cuidados como los planteos del buen vivir han trastocado “lo obvio” en materia de relaciones económicas y desafiado las estructuras de un sistema fuertemente capitalista, colonial y patriarcal.

El deber de cuidar

Desde chiquitas, mientras hermanos, primos y compañeritos de colegio juegan al fútbol, manejan autitos, o son superhéroes, a las mujeres las acostumbraron a cuidar muñecas, jugar a la casita, tener changuitos de plástico, bolsitas de mandados en miniatura, escobitas, tablitas de planchar, todas las versiones tamaño niñas de lo que se necesita para hacerse cargo de la casa. Se educa desde entonces que esas son sus tareas, y a la inversa, los varones aprenden que no son las suyas.

El resultado es que el 90,8% de las mujeres realizan tareas de trabajo doméstico no remunerado, mientras los varones repiten que ellos “ayudan” en la casa. Según la Tasa de presencia de mujeres por rama de actividad en el tercer trimestre del año 2017 el 94,7% de trabajadores en casas particulares eran mujeres, siendo el rubro más feminizado. En este, además, más del 70% está en condiciones precarias y necesitan hasta cuatro o cinco empleadores para llegar a un salario mínimo. Siendo algo que en contextos de crisis es de las primeras cosas que suelen recortarse en los hogares.

En Argentina, actualmente una trabajadora doméstica de casa particular por tareas generales (limpieza, lavado, planchado, mantenimiento, cocina) recibe un sueldo de $113 por hora y $15.539 mensual, un monto difícil de alcanzar ya que para eso debe desarrollar su tarea en diversos hogares. Este salario mensual es la mitad de lo que una familia necesita para no ser pobre según el índice de mayo.

Derechos y sindicalización

En los últimos años nuestro país ha implementado una serie de políticas públicas que buscan mejorar las condiciones laborales de las trabajadoras domésticas e incluirlas en el marco de protección social. Sin embargo, para la oficina de OIT en Argentina, aún es prioritario avanzar en estrategias y normativas que permitan reducir la informalidad y aumentar la profesionalización del sector.

En 1956 se dictó el primer marco legal a través del Estatuto del Servicio Doméstico (Decreto-Ley 326/56). Además, en aquellos años, por primera vez las organizaciones sindicales de trabajadoras domésticas de la Ciudad de Buenos Aires accedieron al reconocimiento oficial del (entonces) Ministerio de Trabajo. En ese sentido, si bien las experiencias de sindicalización tienen una larga trayectoria, su peso ha sido históricamente poco en relación al número de afiliadas.

Las trabajadoras y trabajadores que desarrollan sus tareas en casas particulares se encuentran organizados en la Unión del Personal Auxiliar de Casas Particulares (UPACP) y cuentan con un himno propio. En el año 2011 la OIT aprobó un convenio que buscaba equiparar los derechos de las trabajadoras domésticas con los del resto de los asalariados. Ese mismo año en Argentina comenzó a debatirse una nueva regulación del trabajo doméstico que posteriormente se convirtió en Ley.

Se trata de la Ley Nacional 26.844 “Régimen Especial de Contrato de Trabajo para el Personal de Casas Particulares”, sancionada y promulgada en 2013. En su artículo 2 establece que “se considerará trabajo en casas particulares a toda prestación de servicios o ejecución de tareas de limpieza, de mantenimiento u otras actividades típicas del hogar. Se entenderá como tales también a la asistencia personal y acompañamiento prestados a los miembros de la familia o a quienes convivan en el mismo domicilio con el empleador, así como el cuidado no terapéutico de personas enfermas o con discapacidad”.

Si bien este reconocimiento de derechos ha implicado un claro avance, aún el 72% del empleo doméstico se realiza de manera informal sin aportes, vacaciones, licencias y aguinaldo.

Las tareas para sostener un hogar son muchísimas: mantenerlo limpio y ordenado, hacer las compras y las comidas, cuidar de los niños y de los adultos mayores. Nadie duda que en estas tareas hay amor involucrado, cuidamos de nuestro hogar y de nuestros seres queridos, el problema es que el sistema nos convenció de que si lo hacemos por amor no es un trabajo, porque el trabajo se volvió sinónimo de empleo.

En este proceso el capital logró ahorrarse el dinero que costaba criar y educar a los futuros trabajadores, mientras nuestro premio fue encerrarnos y relegarnos en esa torre de cristal llamada hogar, nombrándonos amas y señoras de ese reino. Nuestra respuesta fue organizarnos y demostrar que nosotras movemos el mundo y también lo paramos.

Florencia Trentini – @ositewok

Si llegaste hasta acá es porque te interesa la información rigurosa, porque valorás tener otra mirada más allá del bombardeo cotidiano de la gran mayoría de los medios. NOTAS Periodismo Popular cuenta con vos para renovarlo cada día. Defendé la otra mirada.

Aportá a Notas

¿Querés uno de nuestros libros?

Podés conseguirlo a precio promocional haciendo click en la imagen. ¡Escribinos y te contactamos para hacértelo llegar!

Conseguilos