El Mundo

7 agosto, 2019

Autorizan el traslado de Lula da Silva a una cárcel de San Pablo

La jueza Carolina Lebbos dio lugar al pedido para que el ex presidente deje el centro de reclusión en Curitiba y cumpla la condena en su Estado natal.

Este miércoles el 12° Tribunal Federal de Curitiba decidió que Lula da Silva cumpla el resto de su condena en un centro de detención en San Pablo.

De esta forma la jueza suplente Carolina Moura Lebbos dio lugar al pedido de la defensa para que el líder del Partido de los Trabajadores (PT) sea trasladado. Desde abril de 2018 estaba detenido en la Superintendencia de la Policía Federal en Curitiba.

El fallo señaló que si no hay argumentos en relación a la posible afectación del orden público, no encuentra motivos para “mantener la sentencia en un lugar alejado del núcleo social y familiar del prisionero”. En ese sentido, completa que “parece apropiado transferir”. De todas maneras, todavía no se sabe el lugar específico al que irá Lula.

Una condena plagada de sospechas

Desde el arresto del ex presidente y su posterior sentencia, sus abogados han denunciado las irregularidades del proceso judicial y la falta de pruebas.

Esto tomo una nueva perspectiva cuando a principios de junio el portal The Intercept difundió una serie de chats de Telegram a los que tuvo acceso por una fuente confidencial. Los mensajes correspondían a distintos grupos integrados por las y los fiscales de la causa Lava Jato (la investigación de corrupción más grande de la historia del país) e intercambios entre estos y el ex juez Sergio Moro, hoy ministro de Justicia.

Uno de los puntos más destacados es la duda que manifiesta el fiscal Deltan Dallagnol al ex magistrado al señalarle la escasa cantidad de pruebas que tienen para involucrar a Lula en las denuncias.

“Hablan que estamos acusando con base en noticias de periódico e indicios frágiles… entonces es un ítem que es bueno que esté bien atado”, escribió Dallagnol a los demás fiscales. “En este punto, hasta ahora tengo miedo de la conexión entre las Petrobras y el enriquecimiento, y después de que me hablaron con recelo de la historia del apartamento… Son puntos en los que tenemos que tener las respuestas ajustadas y en la punta de la lengua”, añadió.

Estos planteos tienen una importancia vital por dos razones. La primera es que la acusación contra Lula por la cual fue condenado, se basaba en la supuesta adquisición ilegítima (mediante el pago de una coima) de un triplex en San Pablo.

Pero además, la necesidad de que hubiera una conexión con la estatal petrolera Petrobrás era fundamental para el Ministerio Público. Si podían probar ese vínculo la causa caería en manos del equipo que investigaba el Lava Jato y sería juzgada por Moro. De lo contrario, la denuncia (que ya existía) recaería en el Poder Judicial paulista.

Por su parte Dallagnol fue más allá y le escribió al propio Moro: “La denuncia se basa en mucha prueba indirecta, pero no cabría decir eso en la denuncia y en la comunicación evitamos ese punto”.

Si llegaste hasta acá es porque te interesa la información rigurosa, porque valorás tener otra mirada más allá del bombardeo cotidiano de la gran mayoría de los medios. NOTAS Periodismo Popular cuenta con vos para renovarlo cada día. Defendé la otra mirada.

Aportá a Notas

¿Querés uno de nuestros libros?

Podés conseguirlo a precio promocional haciendo click en la imagen. ¡Escribinos y te contactamos para hacértelo llegar!

Conseguilos