Batalla de Ideas

8 agosto, 2019

Inolvidable 8 Aborto

Hace un año de la histórica jornada de lucha por el aborto legal, por la aprobación del proyecto de ley de Interrupción Legal del Embarazo en el Senado Argentino.

Diana Broggi*

@DianaBroggi1

COMPARTIR AHORA

Ni balances, ni verdad revelada, ni diarios de lunes: ideas fuerza, potencia que se replica actualizada todo el tiempo, sin fronteras. Fotos de una película que continúa en muchos planos. 

Rodaje. Si, la historia pintada de verde 

El despertar de una trama que estuvo siempre. La historia de la lucha por la legalidad del aborto tiene raíces en la creación de la Campaña Nacional y mucho antes, la densidad histórica del movimiento de mujeres y feminista argentino nuclea desde hace por lo menos 34 años (en encuentros federales) la construcción de demandas, reivindicaciones, conquistas de derechos.

Es un año de la explosión de las pibas, el gliter, los pañuelos verdes y mucho mas, no caben dudas que el 8A esta lejos de los 38 senadores que dijeron que no, que votaron en contra. Lejos de quienes no les importo la muerte de mujeres por abortos clandestinos o los orientaban otros intereses lejanos y remotos a la salud pública. 

Al 8 aborto se llegaba después de las jornadas del 13 y 14 de junio, donde la marea verde había conquistado las calles y la media sanción del proyecto en diputados, la historia se seguía pintando de verde. 

En agosto, casi en simultáneo la política representativa de las cámaras que legislan nuestras leyes mostró una dinámica desfasada, escasa. Convivia la movilización popular, el clima que se evidenciaba en las calles, en los días previos, los medios, una fuerza imposible de eludir. Una gran parte de la sociedad y sobre todo las mujeres y disidencias, pedíamos la legalización del aborto en la Argentina. 

La política que nos en-rosca, nos mostró lo que siempre sabemos pero nunca se ve: aprietes, votos dados vuelta, indecisiones, argumentos insólitos, bloques partidos.

Pero también había una presión dentro del Senado y fue la de la política que nos en-reda, somos redes, es política que se construía en la calle: donde el acuerdo era fuerte y era el mismo, donde se lo bancaba con el cuerpo, donde argumentos sobraban, y por eso la unidad y bancar la parada pese todo: los votos en contra, la lluvia, el viento, el frío de un dia y tarde, noche de agosto.

Rodaban mil imágenes con estética y mística de organización feminista, símbolos en masivo: el pañuelo verde y su referencia en los pañuelos blancos de las abuelas y madres, la clave histórica, la juventud como sujetx, politcx y transformador, los cantos, las rondas, el agite.

Corte.  ¿Por qué NO ? 

Dijimos que balances no. Ideas claras sobre la mesa. Si las calles estaban repletas, si la lucha federal y el apoyo internacional, latinoamericano se replicaba y multiplicaba en condiciones sociales y culturales para que efectivamente la ley se aprobara. 

Seguramente “faltaba convencimiento”, pero tampoco podemos creer que este tipo de avances legislativos se consiguen con unanimidades o una totalidad de la población convencida. 

Entonces, ¿el Senado fue sordo? ¿el poder de las iglesias? Claro que los obstáculos fueron muchos, y el tráfico de influencias, las presiones múltiples en un debate que sacudía al país es innegable. 

Pero todas son cosas distintas y tienen pesos diferentes. El carácter profundamente conservador de la casta política proveniente de muchas provincias, y la carencia en formación con perspectiva de género y derechos humanos de una gran parte de las camaras, los anclajes con el poder eclesiástico etc. Las iglesias, catolica y evangelica sobre todo, en un contexto de abierta disputa con el poder de los fundamentalismos religiosos en la región, el surgimiento de los “pañuelos celestes”, las declaraciónes del papa Francisco…

Influencias que tocaron la balanza pero no la definieron. Si no se alcanzó para torcer la voluntad política es porque no la hubo. Porque el macrismo, en su farsa constante, su puesta en escena liberal, también jugó con la posibilidad de nuestro derecho. No podemos relativizar, matizar o dejar pasar el poder del Estado. 

Y las razones no son acusaciones en abstracto, el macrismo, Cambiemos tuvo la responsabilidad de que el aborto no se legalizara en la Argentina, porque es el mismo gobierno que, ola verde mediante, tampoco supo escuchar la necesidad histórica y popular, y por eso elimino el Ministerio de Salud, por eso no se aplica en su totalidad y se desfinancia la ESI, por eso el protocolo de ILE es una contingencia en las políticas públicas y no se garantizan los medios para su instrumentación. 

Porque la  realidad cotidiana del sistema de salud es la de falta de insumos básicos: no hay métodos anticonceptivos, el primer nivel de atención -APS- se encuentra vaciado y el acceso a la salud hoy es un privilegio en nuestro país. En este marco, la salud sexual y reproductiva no es materia de agenda, de interés de un gobierno neoliberal. 

Por todo eso es que el aborto no se legalizó el 8 de agosto.

Y siguen los créditos: lucha ganada a la clandestinidad

Lo irreversible son muchas cosas, cuando terminó la jornada un grupo de jóvenes artistas callejeras militantes de La Plata (Wacha) instalaba la frase afichando “esto recién empieza”. Las pibas nunca negaron la dimensión histórica, la continuidad, pero sabian que habia un antes y un despues. 

Cuando se instala la lógica del  deseo como capacidad política no hay vuelta atrás.

Cuando la subjetividad producida posee la conciencia de poder transformar, hay un potencial que no tiene límites. “Estamos haciendo historia”, refleja nada mas y nada menos que esa conciencia activa, militante, conquistadora de derechos ensayando otras formas de hacer política. A un año vemos las evidencias de cómo el sistema político actual no puede procesarlas. Las pibas, las Ofelias, expresan una síntesis real de un corredor histórico que transitamos. 

La clandestinidad salió del closet para siempre, y el binomio de lo que se pierde y se gana quedó empaquetado para llevar. 

* Psicóloga, directora de Políticas Feministas de la UNLP y referente de Mala Junta

Si llegaste hasta acá es porque te interesa la información rigurosa, porque valorás tener otra mirada más allá del bombardeo cotidiano de la gran mayoría de los medios. NOTAS Periodismo Popular cuenta con vos para renovarlo cada día. Defendé la otra mirada.

Aportá a Batalla de Ideas

¿Querés uno de nuestros libros?

Podés conseguirlo a precio promocional haciendo click en la imagen. ¡Escribinos y te contactamos para hacértelo llegar!

Conseguilos