Batalla de Ideas

16 agosto, 2019

Capitalismo contra democracia

“Democracia contra capitalismo”, reza un título de la marxista gringa Ellen Meiksins Wood, publicado en español allá por el 2000. Capitalismo contra democracia, podría ser titulada la coreo desplegada por “los mercados” el lunes pasado.

Martín Ogando

@MartinOgando

COMPARTIR AHORA

Después del contundente veredicto popular que trituró en las urnas las ambiciones reeleccionistas de Mauricio Macri, “los mercados” nos reprendieron produciendo una devaluación del peso superior al 30%, un salto del riesgo país y una caída histórica de las acciones de empresas argentinas en Wall Street. Por si no entendíamos el mensaje, el vapuleado presidente nos lo tradujo en conferencia de prensa: están más pobres porque votaron mal. Sí, la palabra que buscás es extorsión.

No es la primera vez ni será la última, pero impacta por su obscenidad. Pocas veces quedó tan al desnudo el concepto de democracia que manejan el gran capital y aquellos que lo representan políticamente. Algo así como: “Democracia es el mecanismo mediante el cual ustedes legitiman lo que yo quiero hacer. Si no, se pudre”. La gravedad del asunto no debe ser subestimada y semejante lógica no puede ser naturalizada.

El escándalo se armó por una insólita y patética conferencia de prensa donde Mauricio Macri insultó al electorado por darle la espalda. La sanción mediática sobre el cadáver político fue inmediata. Sin embargo, el tratamiento hacia “los mercados” es temeroso y hasta reverencial. Se destaca algo tremendamente irritante, pero circunstancial, y se tiende a oscurecer un fenómeno profundo que pone en jaque cualquier idea de democracia.

Nos presentan como normal que un poder corporativo, elegido por nadie y fundado en el poder del dinero, amenace con poner de rodillas a un país si las cosas le desagradan. Se naturaliza que intenten marcarle la cancha a Alberto Fernández y decirle qué cosas están permitidas y cuáles no.

Democracias tuteladas, democracias en crisis

El debate es relevante, porque no estamos frente a un aislado accidente de coyuntura, sino ante dinámicas que llegaron para quedarse. Hace tiempo que el capital tolera cada vez menos a la democracia. Y no estamos hablando aquí de la acepción originaria de “poder del pueblo”, que siempre se llevó de patadas con el despliegue del capitalismo, sino de la democracia representativa, formal y limitada que supo exportar como modelo el patrón del norte.

Hoy esa democracia liberal afronta severas crisis en todo el mundo y se observa socavada por dos procesos: por un lado, el poder real de las corporaciones asfixia cada vez más cualquier atisbo de democracia real en la conducción de los asuntos cotidianos del Estado; por el otro, y en gran parte por lo anterior, las democracias actuales son cada vez más impotentes para dar respuesta a las necesidades populares y, por lo tanto, para reproducir su legitimidad.

Pocas veces quedó tan al desnudo el concepto de democracia que manejan el gran capital y aquellos que lo representan políticamente. Algo así como: “Democracia es el mecanismos mediante el cual ustedes legitiman lo que yo quiero hacer. Sino, se pudre”. La gravedad del asunto no debe ser subestimada y semejante lógica no puede ser naturalizada

Las expresiones de esta crisis son diversas y por lo general han refortalecido a variantes autoritarias y neoconservadoras. La vuelta de los golpes en América Latina, el encarcelamiento de Lula y la elección de Bolsonaro en Brasil; la decadencia del proyecto europeo, primero con la crisis griega, luego con la catástrofe migratoria y el Brexit; la emergencia de Trump en EE.UU.; la crisis de sistemas parlamentarios como en Italia y España, donde han pasado largas temporadas “sin formar gobierno” o bajo “gobiernos técnicos” en los últimos años.

Esta discusión parece extemporánea en una Argentina que atravesó el siglo XX dividido por mitades entre dictaduras y gobiernos democráticos, siempre que tengamos la indulgencia de incluir entre estos últimos a los que convivieron con la proscripción de la fuerza política mayoritaria. En contraste, hoy transitamos el ciclo constitucional más prolongado de la historia nacional y hace apenas unos días tuvimos una nueva demostración de la legitimidad que la participación electoral tiene para nuestro pueblo.

Sin embargo, el árbol no debería tapar el bosque. Las tendencias posdemocráticas que operan a escala mundial lo hacen también en nuestro territorio, como lo pudimos constatar en el accionar articulado de la elite judicial, grandes empresas multimediáticas, servicios de inteligencia, el capital financiero y la derecha continental en los tramos finales del gobierno anterior.

El propio Mauricio Macri intentó ser un ariete de estas transformaciones. Se pretendió reemplazar la soberanía popular por la tutela del FMI, la acción política y la movilización por el big data y la manipulación, el interés social por racionalidad tecnocrática falsamente eficaz. Y fue nada menos que este proceso el que sufrió un rotundo rechazo popular el 11 de agosto.

Democracia, instituciones y calles

La defensa de la democracia es imprescindible. Tanto frente a la concepción autoritaria y tutelar de la ciudadanía política, que Macri pretendió esgrimir el lunes, como ante la extorsión del capital financiero. La pregunta es cómo. Frente al vaciamiento democrático, a la asfixia que imponen las corporaciones sobre el sistema político, a la injerencia abierta y descarada del poder del capital, las instituciones democráticas que supimos conseguir, -entre ellas el voto-, deben ser claramente defendidas. Luego del terrorismo de Estado ese es un consenso social básico, por más imperfecta que nos parezca esta democracia.

Sin embargo, esto tiene gusto a poco. Es necesario proponer una salida democrática a la crisis de la democracia. No alcanza con vetar las salidas reaccionarias a lo Bolsonaro. Por supuesto que cuando el adversario es el que lleva la iniciativa histórica la defensiva se impone, y no está mal. No hay ataque posible sin una defensa eficaz. Pero es poco prudente atar la suerte de un movimiento popular, democrático y feminista para el siglo XXI a la mera defensa de una institucionalidad precaria y frágil ante la colonización del poder real.

No hay ataque posible sin una defensa eficaz. Pero es poco prudente atar la suerte de un movimiento popular, democrático y feminista para el siglo XXI a la mera defensa de una institucionalidad precaria y frágil ante la colonización del poder real

En la crisis argentina de hoy se impone una discusión. Frente a la arremetida antidemocrática del neoliberalismo contra la voluntad popular, ¿alcanza la trinchera institucional? ¿Va a alcanzar después del 10 de diciembre?

Tal vez sería más sensato pensar que al cerco autoritario que el capital le impone a “la política”, es necesario oponerle otros lugares de enunciación de lo político. Que para consolidar el triunfo del Frente de Todes tal vez no alcance con no hacer olas y llevar tranquilidad a los mercados, sobre todo si pensamos no sólo en un resultado electoral, sino en las titánicas tareas que un próximo gobierno deberá acometer.

El gobierno está en shock y desorientado. Pelea por su subsistencia en medio de un electoralismo febril que lo lleva a anunciar paliativos y medidas opuestas a todo lo que hizo durante tres años y medio. Es todo tan obvio que hasta la duración de las medidas coincide con el calendario electoral. Congelamiento de la nafta, unas monedas más para la rueda del consumo, eliminación del IVA a los productos de primera necesidad. Medidas que podrían funcionar en otro contexto, pero que fracasarán estrepitosamente en manos de un gobierno que se deshilacha, termine o no tirando algún ministro por la borda. Todo mal, todo tarde, todo de manera oportunista.

En este contexto el capital aprieta. No sólo aprovecha la crisis y la incertidumbre para seguir levantándola en pala, al menos en su variante financiera. Sino que también comienza a dibujar la cancha en la que quiere que el futuro gobierno juegue. Busca condicionar, apretar, negociar. Ya a nadie le importa Mauricio, ahora todos quieren hablar con Alberto.

La conducción política del Frente de Todes tiene sus responsabilidades y las está asumiendo con inteligencia y eficacia. Pero el movimiento popular también tiene la suya, y se me ocurre que no es la espera paciente y pasiva para “no desestabilizar”. Al terrorismo financiero se le puede y debe oponer el músculo social, una sociedad en alerta. No para pisar el palito, gritar “fuera Macri” o caer en provocaciones estériles. Pero sí para mostrar que el clamor popular expresado en las urnas pisa sobre terreno firme, está activo, alerta y movilizado. Que está preparado para volver a construir un triunfo popular el 27 de octubre, pero también para defender hoy el salario y el pan de nuestro pueblo, y construir mañana un nuevo ciclo de conquistas populares.

La tarea no es meramente construir una mayoría electoral, cuestión de la que se está a un paso. El verdadero desafío, por la magnitud de las peleas que se vienen, es construir una fuerza social y política que exprese las aspiraciones de un nuevo bloque popular. Y eso se hace con votos, pero también más allá.

Se hace en instituciones de la democracia que tenemos, pero también en las calles para prefigurar la democracia que quisiéramos tener. La que pueda y quiera dar definitivamente respuestas a las necesidades de nuestra gente. 

Si llegaste hasta acá es porque te interesa la información rigurosa, porque valorás tener otra mirada más allá del bombardeo cotidiano de la gran mayoría de los medios. NOTAS Periodismo Popular cuenta con vos para renovarlo cada día. Defendé la otra mirada.

Aportá a Batalla de Ideas

¿Querés uno de nuestros libros?

Podés conseguirlo a precio promocional haciendo click en la imagen. ¡Escribinos y te contactamos para hacértelo llegar!

Conseguilos