Nacionales

9 septiembre, 2019

Iglesias evangélicas, política e influencias

Este fin de semana se dieron a conocer dos hechos que involucran a la Alianza Cristiana de Iglesias Evangélicas de la República Argentina (Aciera), una de las mayores coaliciones evangélicas del país: su desembarco en la programación de la Televisión Pública y el arribo de uno de sus pastores al gabinete de la intendencia del partido de La Matanza.

Nicolás Castelli

@NicoCastelli3

COMPARTIR AHORA

“Buenas Noticias” es el programa con que la iglesia evangélica hizo su debut este sábado a la mañana y por primera vez en la historia de la Televisión Pública. Se trata de un ciclo que apunta a la juventud y la familia “con un ritmo dinámico y un estilo descontracturado” que tiene como objetivo dar a conocer la labor social y otras actividades que la Iglesia Evangélica Argentina realiza “a lo ancho y a lo largo de todo el país”,  según explica la web oficial del canal estatal.

Por otra parte, Verónica Magario, intendenta de La Matanza, cumplió la promesa realizada el año pasado cuando visitó la Alianza Cristiana de Iglesias Evangélicas de la República Argentina (Aciera), de crear la primera Subsecretaría de Culto en la Provincia de Buenos Aires. Recientemente se oficializó que el pastor Gabriel Ciulla, quien conduce la iglesia Camino de Vida, de Laferrere, y preside la Junta de Consejos Pastorales del Partido de la Matanza estará al frente de esa cartera.

En palabras de la intendenta, el motivo por el cual se creó esta dependencia es para poder articular la labor social que realiza el Ejecutivo “con la tarea de contención que las iglesias de distintos credos ya vienen desarrollando en distintos barrios matanceros”.

Sin embargo, no es la primera vez que la coalición realiza convenios o alianzas con quienes conducen la provincia más grande del país. Con la gobernadora María Eugenia Vidal acordaron el año pasado coordinar la distribución de miles de toneladas de alimentos del Ministerio de Desarrollo Social bonaerense destinados a las familias pobres en 4.500 congregaciones evangélicas, a cambio de frenar la agenda del aborto y la educación sexual.

Incluso Rubén Proietti, presidente de Aciera, fue recibido hace una semana por Mauricio Macri en la quinta de Olivos para rezar por el bienestar del país.

Pero, ¿cuál es el peso político de la iglesia evangélica en nuestro país? ¿Qué clase de vínculo se establece entre las organizaciones evangélicas y la política?

En el nombre del lobby, el territorio y el espíritu santo

En Argentina las y los evangélicos constituyen el segundo grupo religioso más importante, después del catolicismo. Según estiman Guillermo Romero y Pilar García Bossio, investigadores en el tema, el 12% de la población “se define a sí mismo como evangélico”. “Sin embargo, muchas otras personas, aun definiéndose como pertenecientes a otro credo, participan eventualmente en grupos evangélicos, particularmente en grupos pentecostales”, apuntan los especialistas.

En este universo la coalición Aciera congrega alrededor de 16 mil iglesias en todo el país. Fundada en 1982, con una estructura organizativa presente en las 24 provincias, se manifiesta en contra del aborto y de la educación sexual integral en las escuelas como puede leerse en declaraciones de su página web.

El año pasado el portal de noticias Letra P dio a conocer un audio de WhatsApp del pastor Jorge Sennewald, ex vicepresidente de Aciera, donde le exigía a Macri que frene las modificaciones a la Ley de Educación Sexual Integral (ESI). “Vetalo, paralo, buscale la vuelta, si esto sale va a ser un escándanlo”, presionaba el religioso.

También le ofrecía a Macri y Vidal la estructura que las iglesias poseen en los barrios unos 7.700 templos en la provincia de Buenos Aires y 4.500 de ellos en el conurbano bonaerense- para hacer frente y contener a la crisis social.

Sennewald, confeso militante macrista, fue construyendo su referencia dentro del mundo evangélico de la mano de Arturo Hotton Risler, fundador de Aciera, ex diplomático y padre de la diputada cambiemita Cynthia Hotton con quien el pastor organizó en 2010 las marchas contra la Ley de Matrimonio Igualitario.

Para Romero y García Bossio, existe actualmente un crecimiento cualitativo de las iglesias evangélicas dado por un aumento del “peso político, simbólico y en cierta legitimidad para gestionar recursos provenientes del Estado” que tienen las congregaciones.

A su vez, en otro trabajo, García Bossio explica que, ante la dificultad de acceder a cargos mediante elecciones muchos pentecostales -la opción mayoritaria entre los sectores populares- optaron por iniciar “un proceso de acceso al poder ‘desde abajo’, buscando obtener cargos públicos no electivos, tanto en las provincias como en los municipios”.

Pero también existe la relación inversa donde muchos políticos buscan a los pastores evangélicos en el territorio ya que, como explica el investigador Marcos Carbonelli, estos referentes poseen “un capital político de valor incalculable” debido a la “relación estrecha” que tienen con los vecinos lo que implica poder de movilización para los dirigentes partidarios y “una imagen a priori guarnecida” del descrédito que posee la clase política en amplios sectores de nuestra sociedad.

La cruzada fundamentalista que viene desde el norte

Si bien históricamente en Argentina nunca prosperaron los partidos confesionales, ya sean por motivos culturales o propios de la política, no pasa lo mismo en otros países como Brasil y la “bancada evangélica” que posee un poder de lobby mucho mayor.

En agosto pasado, la organización norteamericana Columbia Journalism Investigations (CJI) perteneciente a la Universidad de Columbia, en alianza con Centro Latinoamericano de Investigación Periodística (CLIP) y junto a otros 15 medios de comunicación, publicaron un dossier donde dan cuenta de una fuerte avanzada evangélica para América Latina liderada por la organización Capitol Ministries (CM).

Fundada en 1996 por el ex jugador de básquet de la NBA Ralph Kim Drollinger y su esposa Danielle, busca “posicionar ministerios, no en escuelas ni universidades, sino en instituciones gubernamentales para poder evangelizar, educar y apoyar la formación de legisladores cristianos”, explican en sus documentos públicos.

Con una agenda contra la “ideología de género”, los procesos migratorios y a favor de la construcción del muro fronterizo y con la creencia que la voluntad divina defenderá a la humanidad contra el calentamiento global, CM tiene una profunda incidencia en el gobierno de Donald Trump.

El año pasado se creó la Oficina de la Fe y la Oportunidad (OFCB), lugar donde Drollinger se reúne asiduamente con el vicepresidente Mike Pence, el secretario del Departamento de Estado, Mike Pompeo, y la ministra de Educación, Betsy De Vos, para tener momentos de “reflexión espiritual”.

Los informes presentados por el CJI dan cuenta de la presencia de CM en México, Honduras, Brasil, Perú, Uruguay, Ecuador y Costa Rica y contactos también en Nicaragua, Panamá y Argentina.

La idea es influir con su ideología en las decisiones de los diferentes gobiernos -más allá de los credos de los políticos y gobernantes, amparados en el “mandato divino” que dicen poseer- para promover en la región legislaciones antiderechos.

Entre otras cuestiones Drollinger, quien estuvo en nuestro país en el 2009 para apuntalar a la oposición contra el kirchnerismo, justifica la política migratoria y el segregacionismo del gobierno de Trump según una particular interpretación de la Biblia donde “excluir a individuos que pueden ser criminales, traidores, terroristas o que puedan poseer enfermedades transmisibles no es para nada racista”.

Si llegaste hasta acá es porque te interesa la información rigurosa, porque valorás tener otra mirada más allá del bombardeo cotidiano de la gran mayoría de los medios. NOTAS Periodismo Popular cuenta con vos para renovarlo cada día. Defendé la otra mirada.

Aportá a Notas

¿Querés uno de nuestros libros?

Podés conseguirlo a precio promocional haciendo click en la imagen. ¡Escribinos y te contactamos para hacértelo llegar!

Conseguilos