Nacionales

11 septiembre, 2019

Cerraron más de 1.300 panaderías en los últimos doce meses

Con una caída del casi 40 por ciento en las ventas y la pérdida de 80 mil puestos de trabajo formales, la industria panadera atraviesa una crisis profundizada por la dólarización de las materias primas.

Por la caída en las ventas, en Argentina cerraron 1.365 panaderías durante el último, lo que destruyó alrededor de 80 mil puestos de trabajo. A esta situación, se sumó la decisión de la compañía Molinos Cañuelas de dolarizar el precio de sus ventas mayoristas, como la harina, lo que agrava la realidad de la industria panadera.

“Tenemos un nivel de caída en las ventas del 35 a 40 por ciento en lo que va del año. En los últimos doce meses cerraron 1.365 panaderías y perdimos 80 mil puestos de trabajo formales”, alertó a BAE Negocios el titular de la Asociación de Industriales Panaderos y Afines de Rosario, Gerardo Di Cosco.

Días atrás, fabricantes y comerciantes se reunieron en la provincia de Tucumán para evaluar la situación en la que se encuentra la industria del pan. A la dolarización de las tarifas se le sumó la de las materias primas, medida impulsada por una de las principales empresas del sector, Molinos Cañuelas. 

Al respecto, el presidente de la Federación Argentina de Industrias del Pan (FAIPA), Miguel Di Betta, manifestó que “se tienen que pesificar las tarifas y desenganchar el precio del pan del valor internacional de las materias primas”. De lo contrario, “es difícil poder llevar un producto de primera necesidad a la mesa de los argentinos”, agregó.

“Tenemos un nivel de caída en las ventas del 35 a 40 por ciento en lo que va del año. En los últimos doce meses cerraron 1.365 panaderías y perdimos 80 mil puestos de trabajo formales”.

Gerardo Di Cosco, titular de la Asociación de Industriales Panaderos y Afines de Rosario.

Por su parte, Di Cosco, subrayó que Molinos Cañuelas vendía insumos en dólares porque “espera otra devaluación” de la moneda nacional. En ese sentido, señaló: “Va a ser la responsable de que falte harina porque no vamos a avalar estas prácticas”.

Según especificó el industrial rosarino, las facturas enviadas por la compañía no sólo estaban en dólares, sino que además el valor dependía de la cotización del Banco Nación el día hábil anterior al vencimiento de las mismas. “Las facturas vienen con un precio pactado y facturado en pesos argentinos y es lo que se debe respetar”, reclamó Di Cosco.

Este año, la FAIPA declaró la “emergencia nacional” en el sector debido al cierre de más de 1.300 panaderías durante el último año, así como también por los comercios que cierran pero “siguen trabajando a persiana baja” y aumenta la informalidad laboral.

Si llegaste hasta acá es porque te interesa la información rigurosa, porque valorás tener otra mirada más allá del bombardeo cotidiano de la gran mayoría de los medios. NOTAS Periodismo Popular cuenta con vos para renovarlo cada día. Defendé la otra mirada.

Aportá a Notas

¿Querés uno de nuestros libros?

Podés conseguirlo a precio promocional haciendo click en la imagen. ¡Escribinos y te contactamos para hacértelo llegar!

Conseguilos