Géneros

4 noviembre, 2019

Santa Fe: fuerzan la renuncia de tres concejalas para que asuma un varón

Una maniobra política ilegítima y casi ilegal sacudió al Concejo Deliberante de San Genaro, tres candidatas electas por el Frente Progresista Cívico y Social renunciaron a la banca que les corresponde en el órgano deliberativo local para que en su lugar asuma un varón.

El 16 de junio pasado el intendente del Frente Cívico Gastón Marconcini  fue reelecto para ocupar el puesto ejecutivo. Con él, en diciembre próximo debía ocupar un lugar en el HCD la hasta entonces secretaria de gobierno Ariana Mergen, cabeza de lista en las últimas elecciones, y quien después de los comicios generales a presidente presentó su declive a la banca para seguir ocupando un puesto en el gabinete municipal.

Si bien las candidaturas testimoniales son moneda corriente, el foco de atención se puso en lo que sucedió después. Otras dos candidatas presentaron cartas de renuncia a la banca, Beatriz Vivas y Griselda Altamiraq. Ambas, tenían la obligación de reemplazar a Mergen en su puesto. Ya sin suplentas, la banca sería para un varón: Luciano Morello.

Lo que ocurre en Santa Fe por estos días valió al espacio del intendente Marconcini de críticas y cuestionamientos. La diputada provincial Alicia Gutiérrez– también del Frente Cívico – condenó la actitud y dijo que “es un claro ejemplo de violencia política hacia las mujeres. Casualmente, las tres renuncian el mismo día para dar lugar a la entrada a un varón”.

Tras destaparse el escándalo, la tercera concejala Altamira -tercera en orden de asunción -presentó junto a su abogado un escrito para dictaminar que su renuncia no era válida, es decir, que dio marcha atrás para poder ocupar su banca. ¿Qué pasó? Denunció que la cabeza de lista y secretaria de gobierno municipal, Ariana Mergen la citó a su despacho para obligarla a renunciar, sin saber que sus antecesoras ya lo habían hecho, y que le correspondía – si así lo deseaba – ocupar el sillón en el HCD.

La maniobra orquestada para sacarle la banca a una mujer va en detrimento de la Ley 27.412 – conocida como Ley de Paridad – limita la presentación de dos candidates del mismo género de manera seguida en la lista para garantizar la representación equitativa de varones y mujeres en cualquier órgano parlamentario.

En junio de este año, la jueza con correspondencia electoral María Servini sentó un precedente en la materia. Según su fallo, en caso de renuncia o muerte de una mujer electa para ocupar una banca, la misma debe ser reemplazada por alguien de su mismo género, para no afectar la paridad del cuerpo.

 “Entre dos soluciones posibles, debe procurarse aquella que garantice el adecuado equilibrio entre mujeres y hombres en la composición del cuerpo legislativo. Disponer lo contrario implicaría en los hechos una disminución en el porcentaje de la representación de las mujeres en el Parlamento”, dictaminó.

Si llegaste hasta acá es porque te interesa la información rigurosa, porque valorás tener otra mirada más allá del bombardeo cotidiano de la gran mayoría de los medios. NOTAS Periodismo Popular cuenta con vos para renovarlo cada día. Defendé la otra mirada.

Aportá a Notas

¿Querés uno de nuestros libros?

Podés conseguirlo a precio promocional haciendo click en la imagen. ¡Escribinos y te contactamos para hacértelo llegar!

Conseguilos