Educación y Ciencia

7 noviembre, 2019

Luchar tiene sentido

El martes último la mayoría de las escuelas de la ciudad de Buenos Aires amanecieron cerradas. Los principales sindicatos docentes convocaron a un nuevo paro.

Alicia García Tuñón*

@AliGarciaTunon

COMPARTIR AHORA

De acuerdo con los datos de Unión de Trabajadores de la Educación (UTE) y ADEMYS la adhesión a la medida llegó a más del 80%.  

Principalmente fueron dos los motivos del paro. El primero es que los docentes que recién se inician cobran salarios que los ubican por debajo de la línea de pobreza. Los gremios docentes le exigen al gobierno que no espere a febrero de 2020 para convocar a la mesa de negociaciones salariales después del magro 29% de aumento conseguido en un año con una inflación que superará el 50%.

El segundo motivo, y el que desató el conflicto, fue que en medio de los concursos docentes el Ministerio de Educación cambió las reglas del juego eliminando el orden de mérito para acceder a los traslados de maestros y maestras del nivel primario. UTE y Ademys reclamaron al gobierno que frenara los traslados y convoque a una mesa para discutir el tema.

El martes, cientos de docentes se concentraron desde las 8 de la mañana en el Polo Educativo Saavedra y durante más de seis horas, con cánticos en defensa del Estatuto del Docente y redoblantes, impidieron que se realizara el concurso. 

El miércoles a la tarde había una nueva convocatoria para los docentes de adultos y adolescentes. Los dos sindicatos mayoritarios volvieron a llamar a concentrarse a partir de las 17 horas con un cese de tareas. 

Al mediodía, el Ministerio convocó a los 17 sindicatos de la Ciudad para discutir el tema pero pasó a un cuarto intermedio sin dar respuesta a los reclamos de los maestros y maestras.

Mientras se hacía la reunión con uno de los subsecretarios de Educación, la ministra Soledad Acuña, inundó las redes y correos de los docentes con una carta y con fotos intimidatorias hacia quienes estuvieron manifestándose el martes y un texto extremadamente agresivo hacia UTE, Ademys y la organización de los trabajadores y trabajadoras.

Para los docentes no es nuevo el desprestigio y persecución. Desde las preocupantes amenazas a Roberto Baradel y su familia, hasta pretender poner voluntarios en lugar de docentes o el famoso “no caí en la escuela pública” de Mauricio Macri, las políticas de Cambiemos intentaron destruir la educación con políticas privatizadoras y de vaciamiento.

Cerca de las cinco de la tarde, misteriosamente, en la sede en la que se iban a hacer los concursos hubo un corte de luz y se trasladaron al piso 12 del Ministerio de Educación.

Cientos de trabajadores de la educación volvieron a concentrarse en Paseo Colón 255 mientras seguían las conversaciones para llegar a un acuerdo que permitiera avanzar con los concursos respetando el Estatuto. Los docentes propusieron que si había casos de excepción por motivos de salud, se tuvieran en cuenta con medidas excepcionales.

A las seis de la tarde, finalmente el Ministerio de Educación cedió ante los reclamos de los sindicatos y dio comienzo a los concursos  respetando el orden de mérito tal como viene haciéndose desde 1992.

En la puerta del Ministerio, la candidata a secretaria general de UTE, Angélica Graciano declaró: “La lucha en unidad logró impedir que se avanzara contra los derechos laborales de los docentes porteños. Ante el intento de violentar las normas y la transparencia de la asignación de cargos les docentes respondimos con firmeza y serenidad haciendo cumplir la normativa. Luchar tiene sentido”.

* Referente de la Unión de Trabajadores de la Educación (UTE)

Si llegaste hasta acá es porque te interesa la información rigurosa, porque valorás tener otra mirada más allá del bombardeo cotidiano de la gran mayoría de los medios. NOTAS Periodismo Popular cuenta con vos para renovarlo cada día. Defendé la otra mirada.

Aportá a Notas

¿Querés uno de nuestros libros?

Podés conseguirlo a precio promocional haciendo click en la imagen. ¡Escribinos y te contactamos para hacértelo llegar!

Conseguilos