El Mundo

29 noviembre, 2019

Bolsonaro fue denunciado por “crímenes contra la humanidad”

La denuncia contra el presidente de Brasil, realizada por organismos de derechos humanos brasileños ante la Corte Penal Internacional (CPI), incluye además las acusaciones por “crímenes ambientales en la Amazonia” causados por la falta de mecanismos de control.

Según el diario Folha de Sao Paulo, el presidente brasileño Jair Bolsonaro fue denunciado este miércoles por la Comisión Arns y el Colectivo de Abogados por los Derechos Humanos, ante el tribunal internacional de La Haya por incitar a la matanza de indígenas y por crímenes ambientales y contra la humanidad.

Ambos organismos acusan al mandatario de no castigar delitos como la apropiación ilegal de tierras y la tala indiscriminada en reservas naturales e indígenas. También lo denuncian por no sancionar otras actividades que provocan un impacto ambiental degradatorio en la selva amazónica con el objetivo de expandir las fronteras agrícolas, de pastoreo y cría de ganado así como fomentar el extractivismo minero y maderero. 

“Aquí no encontramos una manera eficiente para las denuncias. Al ir allí (a la CPI), esperamos estimular a las fuerzas internas de Brasil para que investiguen estos temas”, aseveró el ex ministro de Dilma Rousseff, José Carlos Dias, presidente de la Comisión Arns compuesta por personalidades del mundo político, juristas, académicos, intelectuales, periodistas y activistas sociales.

De ahora en más, la Corte analizará la documentación presentada para determinar si se avanza con la denuncia o no. De acuerdo al estatuto del tribunal, las penas previstas, en caso de continuar la causa y encontrar culpable al presidente, van de multas, sanciones y pérdida de bienes hasta 30 años de cárcel o cadena perpetua para casos extremos.

“Por su gravedad, los crímenes bajo jurisdicción de la CPI no prescriben; aunque su mandato haya terminado Bolsonaro estará sujeto a castigo por parte del tribunal”, explican los denunciantes.

Por otra parte, este miércoles, en el discurso de apertura de la Primer Feria de Sustentabilidad del Polo Industrial de Manaus, el jefe de Estado de Brasil volvió a cargar contra las comunidades indígenas y las políticas ambientalistas. En esta ocasión afirmó que el Estado de Amazonas se encuentra “tomado” por “reservas indígenas, áreas de protección ambiental, estaciones ecológicas y parques nacionales que perjudican el crecimiento y desarrollo del país”.

En octubre pasado, recibió en el Palacio Planalto, sede de gobierno, a una cooperativa de garimpeiros (buscadores de oro ilegales) del Estado de Pará, a los que les prometió poner a su servicio a las Fuerzas Armadas para que puedan desarrollar su trabajo

Durante los incendios que asolaron la Amazonía brasileña en agosto de este año, organizaciones ambientalistas denunciaron que los mismos fueron ocasionados intencionalmente y que el gobierno fue cómplice.

Como respuesta, luego de dos semanas de fuego incontrolable, el mandatario sostuvo que “siempre hubo y habrá quemadas”. Además dijo que carece de recursos para apagar el incendio tras declarar que “el Amazonas es más grande que Europa, ¿cómo van a combatir los incendios criminales en una zona así?”.

A su vez, amenazó con retirarse del Acuerdo de Parìs porque impone restricciones a la explotación del Amazonas y prometió a los empresarios desmantelar el Instituto Nacional de Colonización y Reforma Agraria (INCRA), la Fundación Nacional del Indio (FUNAI) y el Instituto Chico Mendes, todos organismos claves para una política ambiental que evite la deforestación y fomente métodos agrícolas sustentables.

Si llegaste hasta acá es porque te interesa la información rigurosa, porque valorás tener otra mirada más allá del bombardeo cotidiano de la gran mayoría de los medios. NOTAS Periodismo Popular cuenta con vos para renovarlo cada día. Defendé la otra mirada.

Aportá a Notas

¿Querés uno de nuestros libros?

Podés conseguirlo a precio promocional haciendo click en la imagen. ¡Escribinos y te contactamos para hacértelo llegar!

Conseguilos