El Mundo

21 febrero, 2020

El golpe dentro del golpe en Bolivia

El jueves por la noche se dio a conocer la segunda proscripción de Evo Morales para las elecciones generales de mayo. Luego de prohibirle postularse para la presidencia, ahora inhabilitaron su candidatura como senador.

“La decisión del Tribunal Supremo Electoral es un golpe contra la democracia”, escribió Evo Morales este jueves por la noche tras conocerse la proscripción de su candidatura para senador.

El argumento esgrimido por el presidente del ente electoral, Salvador Romero, es que Evo incumple “el requisito a la residencia permanente” en Bolivia. Efectivamente, el ex presidente partió al exilio tras el golpe de Estado en su contra perpetrado el 10 de noviembre de 2019. Desde entonces viajó primero a México y luego a la Argentina, donde se encuentra en calidad de refugiado político.

Por esa misma razón, también fue inhabilitado el excanciller Diego Pary, candidato a senador por Potosí. “El Tribunal Supremo Electoral, al inhabilitarme asume una decisión política, que se aleja de las leyes, la Constitución boliviana y la jurisprudencia internacional”, cuestionó Pary.

El candidato a presidente del Movimiento al Socialismo (MAS), Luis Arce, se refirió al tema y analizó que esto “evidencia que no hay garantías para elecciones libres democráticas y justas en Bolivia”.

Para el periodista y analista internacional Bruno Sgarzini, la dictadura boliviana continúa el mismo modelo que Brasil. A los golpistas “no les conviene hacer fraude sino tener una elección controlada de forma indirecta”, escribió en Twitter. Y añadió que eso “implica condicionar la campaña con inhabilitaciones, operaciones de prensa, persecuciones selectivas y demás. Es igual al golpe a Dilma [Rousseff] y la elección de Bolsonaro con Lula en la cárcel”.

Finalmente explicó que “los golpistas están divididos” ya que van en cuatro listas distintas y “temen que si Evo va, el MAS gane en primera vuelta”. Por eso “quieren forzar el ballotage así se unen todos contra el MAS para ganar y darle legitimidad internacional al golpe”.

Cabe recordar que la primera encuesta nacional de cara los comicios del 3 de mayo ubica a Luis Arce, en primer lugar con el 31,6%. Segundo está Carlos Mesa, de Comunidad Ciudadana (CC), con el 17,1%, y de cerca le sigue la presidenta golpista, Jeanine Áñez, de la alianza Juntos, con el 16,5%.

Más atrás están el líder cívico de Santa Cruz de la Sierra y artífice del golpe, Luis Fernando Camacho, con el 9,6%, y finalmente Chi Hyun Chung con 5,6%.

De mantenerse estos porcentajes Arce ganaría en primera vuelta porque ninguno de sus adversarios supera el 20% de los sufragios. En cambio si alguno de los demás candidatos logra traspasar ese techo, el candidato del MAS debería lograr más del 40% y una diferencia mayor a 10 puntos para imponerse sin necesidad de ballotage.

Si llegaste hasta acá es porque te interesa la información rigurosa, porque valorás tener otra mirada más allá del bombardeo cotidiano de la gran mayoría de los medios. NOTAS Periodismo Popular cuenta con vos para renovarlo cada día. Defendé la otra mirada.

Aportá a Notas

¿Querés uno de nuestros libros?

Podés conseguirlo a precio promocional haciendo click en la imagen. ¡Escribinos y te contactamos para hacértelo llegar!

Conseguilos