El Mundo

12 marzo, 2020

El gobierno de Ecuador anunció un nuevo ajuste

El presidente Lenín Moreno planteó otro “paquetazo” para recaudar más de 2.200 millones de dólares y que plantea, entre otras iniciativas, la fusión de ministerios y el cierre de varias empresas públicas. Desde los sindicatos y la oposición rechazan la propuesta y no descartan movilizaciones.

El presidente de Ecuador, Lenin Moreno, dio a conocer esta semana un “plan de austeridad” donde seguirán reteniendo una parte del sueldo de los trabajadores del Estado. Además se reformulará la deuda externa, se incrementarán las retenciones al sector bancario, petrolero y de telecomunicaciones y se eliminarán varias entidades públicas.

“Se elimina la Secretaría de Juventudes, cuatro Agencias de Regulación y Control, tres institutos, tres  empresas públicas, cuatro secretarías técnicas y la empresa de medios públicos”, precisó el mandatario. Y adelantó que se fusionarán los ministerios de Telecomunicaciones y Transporte y de Producción y Turismo.

Asimismo, reiteró que se mantendrán las medidas económicas tomadas en el año 2019 con respecto a los empleados estatales. “Los servidores públicos aportarán de forma temporal un pequeño porcentaje de su salario”, añadió.

Quienes tengan un sueldo que oscile entre los 801 y los 1.500 dólares “aportarán” el 4%, contribución que se elevará al doble en el caso de quienes perciban ingresos por encima de los 1.500 dólares. “He tomado esta decisión para no tener que hacer grandes despidos”, argumentó Moreno.

El nuevo paquete contempla también la reformulación de la deuda externa con organizaciones financieras internacionales que ofrecen “mejores tasas y condiciones” por un monto de 2.000 millones de dólares.   

A su vez, se incluye el incremento de las retenciones en las fuentes de impuestos a la renta en 0,75% entre los que se incluyen el sector bancario, petrolero y telecomunicaciones.

Rechazo de los trabajadores, partidos políticos y movimiento indígena

El jefe de Estado justificó el nuevo ajuste por la caída del precio del petróleo que “ha golpeado fuertemente a Ecuador” que a su vez, sumada a la pandemia del coronavirus, “está generando una crisis económica en todo el mundo”. 

Desde el movimiento Compromiso Social de la Revolución Ciudadana (Mcsrc) y la bancada del Partido de la Revolución Ciudadana, difundieron un comunicado donde le responden a Moreno que no use la crisis para imponer un ajuste. “Quieren utilizar el escenario internacional para imponernos las recetas del Fondo Monetario Internacional (FMI)”, denunciaron.

Por su parte, la Unión Nacional de Educadores (UNE) anunció una movilización para el próximo 18 de marzo en rechazo a este nuevo “paquetazo” y en particular al descuento salarial.

Jorge Escala, dirigente del gremio, considera que con este recorte el sueldo no les alcanzará a los educadores. “Así no puede haber calidad de las educación cuando se maltrata al maestro y se afecta la vida de las familias de los educadores. Esto es violatorio a la Constitución. Además genera violencia por parte del Estado al meterse con lo más sagrado que es la remuneración”, señaló.

Desde la Confederación de Nacionalidades Indígenas del Ecuador (Conaie), anunciaron que analizarán las medidas que también consideran como “un nuevo paquetazo”. Por el momento no se pronunciaron sobre la posibilidad de convocar a manifestaciones pero sí anunciaron que “están alerta”.

En tanto que el Frente Unitario de Trabajadores (FUT) afirmó que “cerrar empresas públicas, unificar otras, significa más despidos para el pueblo ecuatoriano. Significa que cientos de miles de trabajadores no van a tener ingresos para subsistir dignamente”.

Cabe recordar, que el 1° de octubre de 2019, en cadena nacional, el presidente Moreno anunció una serie de medidas en sintonía con el FMI que contenían reformas laborales que perjudicaban principalmente a los trabajadores y trabajadoras, reformas impositivas que favorecían a los sectores económicos concentrados y la quita de subsidios a los combustibles.

Tras estos anuncios, la ola de repudio general no se hizo esperar. Organizaciones gremiales, sociales, indígenas, federaciones estudiantiles y la población en general comenzaron una serie de protestas y paros que se agudizaron tras la sanción del decreto que impuso el Estado de sitio en todo el territorio nacional.

Finalmente, tras un acuerdo entre indígenas y el presidente, que contempló la derogatoria de la eliminación de subsidios y se terminaron las protestas para abrir una etapa de negociación.

Si llegaste hasta acá es porque te interesa la información rigurosa, porque valorás tener otra mirada más allá del bombardeo cotidiano de la gran mayoría de los medios. NOTAS Periodismo Popular cuenta con vos para renovarlo cada día. Defendé la otra mirada.

Aportá a Notas

¿Querés uno de nuestros libros?

Podés conseguirlo a precio promocional haciendo click en la imagen. ¡Escribinos y te contactamos para hacértelo llegar!

Conseguilos