Derechos Humanos

16 marzo, 2020

El caso del periodista argentino muerto durante el golpe en Bolivia llegó a la ONU

Se trata del corresponsal de Página 12, Sebastián Moro, quien murió de forma dudosa el pasado 16 de noviembre en la ciudad de La Paz a pocos días del golpe de Estado contra Evo Morales. El proceso también se judicializó en los tribunales federales de la provincia de Córdoba.

El secretario General del Comité de Solidaridad Internacional y Lucha por La Paz (COSI), Gabriel Aguirre, presentó en el Consejo de Derechos Humanos de Naciones Unidas, ubicado en la ciudad de Ginebra, Suiza, el caso del periodista mendocino, Sebastián Moro, muerto en episodios confusos en noviembre del año pasado. 

“Llamamos la atención sobre el caso del periodista Sebastián Moro quien murió en extrañas circunstancias y de acuerdo al informe forense se revela que antes de morir fue golpeado y su cuerpo apareció con claros signos de politraumatismos”, señaló Aguirre en Naciones Unidas. Estos elementos se sumaron a la querella que la familia de Moro realizó ante la justicia de la provincia de Córdoba.

Sebastián Moro era un periodista argentino, que ejercía como corresponsal de Página/12 en Bolivia, donde vivía. Tenía 40 años. 

Días después del golpe de Estado documentó el caso de José Aramayo, director de la emisora estatal Radio Tupak Katari y del periódico Prensa Rural, que fue amarrado a un árbol y vejado durante horas por vecinos de la zona de Miraflores, en La Paz. Un día después del incidente el cuerpo de Moro fue “encontrado inconsciente en su domicilio, con traumatismo en distintos lugares del cuerpo y luego de seis días falleció”, según consta en un informe que realizó en diciembre pasado la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) luego de una visita de observación a Bolivia. 

Penélope Rocchietti Moro, hermana de Sebastián, declaró después de visitarlo en un centro médico paceño que cuando llegó al país “en la madrugada del 11 de noviembre” y al encontrarse con él en la Clínica Rengel de Sopocachi “para acompañarlo” notó “ciertas marcas y golpes en su cuerpo”. “A mi entender no se corresponden únicamente con un ACV isquémico que fue el diagnóstico que se informó”, relató.

A su vez, expresó que a su familia le causa dolor y le llama la atención “que el colectivo de trabajadores de prensa de la región, Argentina y Mendoza especialmente, pese a estos avances, no se consustancie con el caso”. Sin embargo, destacó y agradeció “el acompañamiento del Sindicato de Prensa de Buenos Aires (SiPreBA), el único que hemos tenido cerca”.

También fue presentado ante Naciones Unidas el caso de Facundo Morales, fotorreportero argentino que “fue detenido y secuestrado por la policía” de Bolivia “mientras estaba siendo atendido en un hospital”, explicó Aguirre. Y denunció “las torturas, tratos crueles e inhumanos a los que se lo ha sometido durante su detención”. Por eso se exige al gobierno de facto boliviano “su inmediata liberación”.

Si llegaste hasta acá es porque te interesa la información rigurosa, porque valorás tener otra mirada más allá del bombardeo cotidiano de la gran mayoría de los medios. NOTAS Periodismo Popular cuenta con vos para renovarlo cada día. Defendé la otra mirada.

Aportá a Notas

¿Querés uno de nuestros libros?

Podés conseguirlo a precio promocional haciendo click en la imagen. ¡Escribinos y te contactamos para hacértelo llegar!

Conseguilos