Nacionales

24 marzo, 2020

La ruta del diagnóstico para el coronavirus

En una época donde todo se consigue en segundos con solo hacer un click, los plazos para confirmar un diagnóstico, que pueden alcanzar varios días, parecen una eternidad. Por eso, conocer el proceso ayuda a entender mejor cómo se realizan estos estudios y porque llevan su tiempo.

Rocío Rivero* y Laura Fischerman**

COMPARTIR AHORA

En estos días, preocupación y cuarentena mediante, gran parte de la población se informó en profundidad sobre todo lo relativo al brote del nuevo coronavirus. Abundan expertos en materia de síntomas que presentan quienes se enferman, cómo se transmite ,el número de casos que se suman diariamente, las medidas que implementan los distintos países para contener la pandemia y cómo algunas personas intentan burlarlas. 

Lo cierto es que algunas de las estrategias que han demostrado ser eficaces en el mundo para mitigar la expansión de la infección son la restricción de la circulación del virus a través del aislamiento de personas y también la mejora en la capacidad de realizar el diagnóstico de la enfermedad de forma rápida. Esto último permite, por un lado, generar circuitos específicos para la internación y atención de los casos confirmados optimizando los recursos sanitarios y por otro trazar con claridad el recorrido del virus en la población, los ámbitos y alcances del potencial contagio.

En un panorama complejo y de incertidumbre a escala global, va aquí algo de información que puede aportar confianza en cómo se está abordando el caso argentino. Parte de esa confianza viene de conocer cuál es la ruta del diagnóstico del coronavirus, porque en tiempos donde todo se consigue en segundos con solo hacer un click en la pantalla, los tiempos para confirmar un diagnóstico, que pueden alcanzar varios días entre toma de muestra, ensayos de tamizaje, remisión de la muestra a centros de referencia y notificación pueden parecer una eternidad. Se genera así, fácil y rápidamente, un potente caldo de cultivo para que la opinión pública señale que “algo va mal”.

Se han difundido críticas a la demora en los resultados para el diagnóstico, pero lo que no se sabe, es toda la cadena de eventos que tiene que ocurrir para poder descartar o no un dato. Los centros de salud utilizan algoritmos que definen claramente qué es un caso sospechoso, qué es uno confirmado, quiénes reciben tratamiento y qué condiciones tiene que reunir una persona para ser considerada como dada de alta y en base a ello genera indicaciones para la población en general y para el personal de salud. 

Paso a paso

Lo primero que es conveniente aclarar para no desesperar es que los pacientes son tratados de acuerdo a sus síntomas y no a la espera del diagnóstico y son aislados en base a la definición de “caso sospechoso”, que va elaborándose en base a la situación epidemiológica del momento.

Hasta ahora, el diagnóstico de la enfermedad se realiza en el Instituto Nacional de Enfermedades Infecciosas (INEI), uno de los tantos Centros que tiene la Administración Nacional de Laboratorios y Salud (ANLIS-Malbrán). Allí las muestras son derivadas desde todo el país y un grupo de mujeres (que han sido en estos días un estandarte para la visibilización del trabajo femenino en ciencia) las analizan. 

El método utilizado es el de Reacción en Cadena de la Polimerasa (PCR, por sus siglas en inglés), donde se amplifica el material genético del virus para su detección y un resultado positivo da cuenta de su presencia en la muestra. Dentro de las 24 horas están en condiciones de informar su resultado al Sistema Nacional de Vigilancia, a través del que se notifica al Ministerio de Salud la cantidad de casos tanto confirmados como descartados y dados de alta. 

Son esas cifras las que permiten hacer un estudio epidemiológico cómo se distribuyen socialmente las infecciones con miras a medir el impacto de las intervenciones sobre dicha distribución por medio de políticas públicas sanitarias. 

Una joya del sistema sanitario y la descentralización

El Malbrán, que de repente cobró las luces del estrellato, depende del Ministerio de Salud y tiene una vasta trayectoria en la detección de numerosas de enfermedades infecciosas, coordina la Red Nacional de Laboratorios y desde sus centros provee indicaciones para el diagnósticos de influenza, Chagas, Leishmaniasis, Hanta Virus, entre otras. Su accionar, ya nos ha salvado las papas varias veces, como fue con la epidemia H1N1 o el ANTRAX.

Es una novedad reciente el avance hacia la descentralización del diagnóstico hacia laboratorios de referencia nacionales y provinciales del sector público, de institutos universitarios e incluso del sector privado. Esto agilizará los tiempos asociados a la derivación y transporte de muestras y aliviará a los equipos de trabajo del Malbrán, que aún tienen muchas tareas por delante, como por ejemplo la validación de los reactivos con los que se trabaja, incluso contemplando la posibilidad de evaluar los que se produzcan a nivel nacional, proceso que requiere de tiempo, recursos y paciencia. 

Esto último sería más que deseable porque actualmente la mayor limitación en la descentralización es la entrada al país de los kits de diagnósticos validados internacionalmente y permite avizorar la vuelta a la agenda de la plena implementación de la Ley de Producción Pública de Medicamentos, promulgada en 2011. 

Hay que tener en cuenta que sólo laboratorios con el equipo necesario para la técnica, incluyendo elementos que protegen al operador y personal capacitado para el manejo de muestras respiratorias humanas van a estar comprendidos en esta ampliación de sitios en los que se realicen los ensayos.

En definitiva, no hay recetas seguras y probadas al estilo de las coreanas que puedan ser aplicadas en este país y que sean fácilmente recibidas por la opinión pública. Aún hoy nos cuesta que algunos fanáticos dejen de querer ir correr apenas sale el sol a cuatro días del aislamiento total. 

Lo que sí podemos decir es que confiamos en la seriedad con la que se aborda en nuestro país la epidemia, las conductas tomadas están basadas en la evidencia científica y con acciones contundentes y tempranas, lo que contrasta fuertemente con las políticas de gobiernos que quitan del centro al cuidado de las personas como los de Donald Trump y Jair Bolsonaro. 

* Doctora en Biología Molecular y Biotecnología

** Bioquímica

Si llegaste hasta acá es porque te interesa la información rigurosa, porque valorás tener otra mirada más allá del bombardeo cotidiano de la gran mayoría de los medios. NOTAS Periodismo Popular cuenta con vos para renovarlo cada día. Defendé la otra mirada.

Aportá a Notas

¿Querés uno de nuestros libros?

Podés conseguirlo a precio promocional haciendo click en la imagen. ¡Escribinos y te contactamos para hacértelo llegar!

Conseguilos