Salud

25 junio, 2020

Larreta deja al Dengue afuera de la emergencia

Luego del mayor brote de dengue registrado en la Ciudad de Buenos Aires, el gobierno de Horacio Rodríguez Larreta dio de baja los convenios de asistencia técnica con la Facultad de Ciencias Exactas y Naturales de la UBA en los cuales se monitoreaba las abundancias y distribución del mosquito que transmite el dengue en la ciudad.

Rocío Rivero*

COMPARTIR AHORA

Se van a cumplir 100 días del ASPO (Aislamiento Social Preventivo y Obligatorio) como principal medida para afrontar al Coronavirus en la ciudad de Buenos Aires. Pero parecería que el gobierno porteño todavía no aprendió que las epidemias se enfrentan entre todes y mediante abordajes sanitarios integrales.

La producción social de enfermedades debe ser pensada en íntima relación con los problemas estructurales de vivienda y hacinamiento, buscando respuestas en conjunto entre los territorios y la ciencia. A contramano de esto, el miércoles pasado se publicó en el Boletín Oficial la rescisión del convenio de asistencia técnica y colaboración entre el Ministerio de Ambiente y Espacio Público del GCBA y la Facultad de Ciencias Exactas y Naturales de la UBA para el monitoreo del Aedes Aegypti en la Ciudad.

¿Qué significa esto? Quiere decir que en nombre de la Ley de Emergencia Económica, el grupo de expertos que monitoreaba la abundancia y distribución del vector de dengue (Aedes Aegypti) en la ciudad se quedó sin fondos para realizar actividades epidemiológicas de monitoreo y control. Estas investigaciones generan –o generaban– información crucial para el desarrollo y planificación de las políticas públicas orientadas a la prevención de la enfermedad.

Buenos aires fue durante estos meses el epicentro de la mayor epidemia de bengue en la Argentina. En lo que va del año ya se registraron más de 7 mil casos en CABA, siendo la zona sur de la ciudad la más afectada.

Sin embargo, el Ejecutivo porteño, en vez de incentivar un abordaje integral de la enfermedad, ajusta y rescinde convenios críticos. El monitoreo es una parte fundamental de ese abordaje que incluye también a la producción pública de repelentes, los controles de criaderos de mosquitos y el trabajo articulado con organizaciones barriales, escuelas, vecinos y vecinas. Todo esto requiere de un presupuesto que hoy, con la excusa de la pandemia del coronavirus, es re-destinado por decreto a áreas “más urgentes”. ¿Quién garantiza que cuando la pandemia pase esos recursos vuelvan a las áreas desfinanciadas? Nadie, todo se hace sin rendir cuentas y sin mecanismos de control.

Ya los mosquitólogos nos habían advertido que la mejor manera de evitar brotes de dengue en verano era controlar la producción de huevos durante el invierno. Con los recortes, difícilmente suceda este año. Nuevamente los barrios populares pagarán las consecuencias de las políticas de abandono y ajuste de Cambiemos. 

Si algo quedó demostrado con esta pandemia, a nivel global, es que la ciencia y la salud pública deben trabajar de la mano y que recortar políticas estatales no es la salida. Sin embargo cada vez está más claro que el Gobierno de la Ciudad no contempla a la salud entre sus prioridades.

*Doctora en Biología Molecular y Biotecnología

Si llegaste hasta acá es porque te interesa la información rigurosa, porque valorás tener otra mirada más allá del bombardeo cotidiano de la gran mayoría de los medios. NOTAS Periodismo Popular cuenta con vos para renovarlo cada día. Defendé la otra mirada.

Aportá a Notas

¿Querés uno de nuestros libros?

Podés conseguirlo a precio promocional haciendo click en la imagen. ¡Escribinos y te contactamos para hacértelo llegar!

Conseguilos