Mundo Gremial

25 junio, 2020

Ley de protección de cinturones verdes: “Nuestro trabajo es el alimento del pueblo”

En vísperas de la presentación en el Congreso Nacional del proyecto de ley para proteger, fortalecer y regular la producción de alimentos realizada por familias frutihortícolas, Gladys Sánchez y Victorino Mogro, productores de la rama rural del MTE, reflexionaron sobre la necesidad de una legislación que proteja e impulse su trabajo.

“Este proyecto sirve tanto al productor como al consumidor porque si se respetan los cinturones verdes productivos la verdura no tendría tantos kilómetros de traslados y tendríamos un contacto más cercano con los consumidores”, asegura Gladys Sánchez, productora hortícola del cinturón verde de La Plata e integrante de la rama rural del Movimiento de Trabajadores Excluidos (MTE) en referencia al proyecto de Ley de Presupuesto Mínimos de protección y fortalecimiento de los territorios periurbanos productivos (TPP) que presentará en el Congreso el diputado Nacional del Frente de Todes, Federico Fagioli.

La iniciativa, que cuenta con el respaldo de las organizaciones campesinas y de pequeños productores y productoras agrícolas, busca la protección y fortalecimiento de los llamados “Cinturones Verdes”. Se trata de áreas de producción estratégicas cercanas a las grandes urbes que producen el 80% de frutas y verduras que se consumen en la mesa de los argentinos. La desprotección de estos territorios implica menos alimentos frescos a precios justos y menos trabajo para miles de familias.

Gladys hace 11 años que produce en la quinta que alquila en la periferia platense. Frente a la falta de legislación relata que cuando comenzó “había más campo” pero que ahora “se está urbanizando cada vez más y se va perdiendo este espacio como zona productiva. A los dueños les conviene más lotear y vender y de esa forma van avanzando los barrios.”

Ante la especulación inmobiliaria, la suba de los alquileres y el avance de la urbanización, pensó en mudarse con su familia a lugares donde la “tierras se a más barata”. Pero “cuando te vas más lejos no hay salitas sanitarias, no hay escuelas, no hay transporte. Además, la calidad de la tierra no es la misma”, explica.

“Por el trabajo que venimos haciendo se está sabiendo cómo es nuestra vida y cómo producimos”

Sostiene Victorino Mogro, productor de La Plata y también integrante del MTE Rural con respecto al reconocimiento social que fue adquiriendo en los últimos tiempos la producción frutihortícola en estos cinturones periurbanos. “No puede ser que las inmobiliarias tengan más peso que el Estado”, subraya. 

Y añade: “Hoy por hoy es imposible comprar tierra porque está en precio de dólar y más que los dueños de los campos los que dominan el sector son las inmobiliarias porque son los que imponen los precios”. 

“El sector tiene que ser escuchado y tenido en cuenta porque trabaja y produce para la gente que vive en la ciudad. Nosotros no producimos para exportar”, agrega. 

En este sentido, el 93% de la producción de hortalizas de estas zonas productivas se destina al mercado interno. Esto implica trabajo para 350 mil personas en la primera etapa de producción sin contar a les trabajadores ocupados en el resto de la cadena de valor.

“Hace más de dos años que venimos trabajando con distintas organizaciones campesinas, universidades, organismos públicos, dirigentes políticos en la construcción de este proyecto porque no nos sirve irnos a producir cada vez más lejos por los suelos, por el agua, por el traslado de las verduras a los mercados”, detalla Victorino.

Y destaca otro punto fundamental de la iniciativa: la agroecología. El fomento que propone el proyecto con este tema resulta clave “porque además de producir alimentos sanos nos independiza de las grandes empresas multinacionales que te imponen qué semillas tenés que poner, con qué tenés que curar y fertilizar. Entonces de esa manera ganamos independencia para producir y trabajar”, precisa.

“Nuestro objetivo más importante es conseguir tierras. No queremos nada gratis, somos gente trabajadora que arrancó como medianera, después pudo alquilar una quinta, y vamos guardando pesito a pesito, para que el día de mañana podamos tener nuestra tierra y una vida digna para nuestros hijos”, concluye Gladys.

Si llegaste hasta acá es porque te interesa la información rigurosa, porque valorás tener otra mirada más allá del bombardeo cotidiano de la gran mayoría de los medios. NOTAS Periodismo Popular cuenta con vos para renovarlo cada día. Defendé la otra mirada.

Aportá a Notas

¿Querés uno de nuestros libros?

Podés conseguirlo a precio promocional haciendo click en la imagen. ¡Escribinos y te contactamos para hacértelo llegar!

Conseguilos