Derechos Humanos

29 junio, 2020

La Plata: aumentó la persecución a personas trans y travestis durante la cuarentena

La extorsión, las detenciones arbitrarias, los abusos y los actos de violencia hacia las personas travestis y trans en manos de la policía no son casos aislados. Por el contrario, se tratan de hechos sistemáticos, que quedan en evidencia con el aumento en la detención de personas travestis y trans, en un contexto de estigmatización y criminalización crecientes.

Malena García y Pierina Garófalo*

COMPARTIR AHORA

La persecución y violencia policial son hechos que las compañeras travestis y trans viven a diario: las detenciones arbitrarias, la extorsión y el armado de causas, constituyen escenarios cotidianos para ellas y en particular para las migrantes, cuyos cuerpos son los más perseguidos y criminalizados por la policía y la justicia. En la ciudad de La Plata, consideremos, donde llaman allanamiento a la irrupción violenta e ilegal en el domicilio de las compañeras, de las 320 travestis y trans que nuclea OTRANS, el 75% son migrantes del Cono Sur.

Los procedimientos de detención de personas travestis y trans suelen implicar requisas vejatorias y desnudez forzosa, incluso en la vía pública y a cargo de policías varones cisgénero. Esas detenciones, acompañadas de insultos fundados en su identidad de género, se llevan a cabo, muchas veces, por fuera de operativos identificados e investigaciones penales en curso, en el marco de auténticas razias.

Las prácticas irregulares y violentas que ejerce la policía en el marco de estas detenciones arbitrarias, suelen ser validadas en los procesos judiciales posteriores. En esos procesos se ignoran las voces y testimonios de las personas travestis y trans, y se desconocen sus trayectorias de vida, marcadas por la vulneración en el acceso a derechos elementales, la discriminación y la violencia. Incluso, todavía hoy, podemos encontrar registros policiales y judiciales en los cuales no se reconoce la identidad de género de las compañeras, con toda la violencia que eso conlleva. En palabras de Claudia Vásquez Haro, presidenta de OTRANS: “La justicia sigue siendo profundamente heteronormativa, profundamente patriarcal y profundamente xenófoba”.

La persecución en la capital provincial

En los últimos años se observa, a nivel local y provincial, un aumento en la detención de personas travestis y trans, en un contexto de estigmatización y criminalización crecientes, y en el marco de un uso abusivo de la prisión preventiva. En la mayoría de los casos, son procesadas por delitos no violentos, vinculados a la ley de estupefacientes, siendo ellas las mulas que venden al narcomenudeo, es decir, los eslabones más débiles en las cadenas de narcotráfico. Su detención no refleja un combate al narcotráfico, sino la criminalización de las personas travestis y trans de los sectores populares, en particular las migrantes.

A su vez, más de la mitad de las personas travestis y trans detenidas son encarceladas por delitos similares de infracción a la Ley de estupefacientes, a lo que se suma una discriminación y criminalización específica que deviene de una intensa persecución policial y detenciones arbitrarias. Estos procesos de estigmatización de las identidades trans y travestis se vislumbran en los estereotipos sociales que se refuerzan en la difusión mediática, por ejemplo, a través de la categoría “narcotravestis”, utilizada por numerosos medios de comunicación provinciales y locales, incluyendo el Diario Hoy y El Día.

En la campaña electoral de 2015, Julio Garro, actual intendente de La Plata, declaró en una entrevista con 221 Radio que, con respecto a la inserción laboral de las personas trans, podía “a lo mejor darles una mano desde lo psicológico, desde lo médico, pero no se me ocurre darle trabajo a un travesti cuando hay madres y padres con hijos en la ciudad que tienen hambre. Es una locura”. Hasta la actualidad, el intendente nunca se disculpó por la afirmación que pensaba la identidad de género travesti y trans como una patología que requería un abordaje psicológico o médico.

A principio del año 2016, el gobierno de Cambiemos despidió Valentina Pereyra, trabajadora trans de la Municipalidad de La Plata, sin previo aviso. Eso llevó a movilizaciones, protestas y una campaña por la reincorporación de Valentina y el cumplimiento de la Ley Provincial N° 14.783  de Cupo Laboral Trans, hasta que finalmente se logró su reincorporación.

Un dato que muestra la criminalización particular de mujeres trans, migrantes y pobres en esta ciudad es que el 70% de la población trans detenida en la provincia de Buenos Aires se concentra en La Plata. Además, sólo el 15% de ellas son argentinas. La mayor parte de las mujeres transgénero que son detenidas, son trasladadas a la Unidad N° 32 de Florencio Varela. Allí son alojadas bajo la modalidad de prisión preventiva en celdas de dos metros de ancho y dos metros de altura en los pabellones 2 y 11 de la Unidad, destinados a la población “de diversidad de género”.

En esa misma Unidad penitenciaria y en plena pandemia, se conoció el caso de Katalina Martínez Yancha, una mujer trans ecuatoriana detenida, que se encuentra enferma de tuberculosis. Cuando se agravó su estado de salud, fue internada en la Unidad N° 22 del Servicio Penitenciario Bonaerense. A pesar de las medidas sanitarias recomendadas ante el Covid-19, los lentos y burocráticos procedimientos judiciales no conducen a la prisión domiciliaria para personas que son factores de riesgo. Y en definitiva, termina profundizando las violencias y la exclusión sobre quienes ya se encuentran excluides del mercado laboral, el sistema de salud, la vivienda, la educación y el espacio público.

“Esperamos que la justicia se saque esa venda de los ojos y conozca más la vida de las travestis y trans”, dice Claudia Vázquez. Pasó otro 28 de junio, Día Internacional del Orgullo LGTBIQ+, y en La Plata se hace urgente que el gobierno municipal garantice los derechos fundamentales de la población trans y travestis a una vida libre de violencias. Como dice Claudia, podrían comenzar por conocer sus trayectorias de vida.

*Integrantes de Atrapamuros – Organización en cárceles

Si llegaste hasta acá es porque te interesa la información rigurosa, porque valorás tener otra mirada más allá del bombardeo cotidiano de la gran mayoría de los medios. NOTAS Periodismo Popular cuenta con vos para renovarlo cada día. Defendé la otra mirada.

Aportá a Notas

¿Querés uno de nuestros libros?

Podés conseguirlo a precio promocional haciendo click en la imagen. ¡Escribinos y te contactamos para hacértelo llegar!

Conseguilos