Géneros

26 julio, 2020

Julieta del Pino nunca llegó a su casa

Le había dicho a su mamá que le prepare la comida, que ya estaba llegando. Cristian Romero la secuestró a 200 metros de su hogar, y un día después encontraron el cuerpo enterrado en su patio.

Julieta del Pino estaba desaparecida desde el viernes 24 de julio en Beravebú, un pequeño pueblo de la provincia de Santa Fe. Habló con su madre por última vez ese mismo día, cuando le pidió que ponga la comida, que en poco tiempo llegaba a la casa. El sábado a la mañana su madre denunció la desaparición en la Unidad Fiscal de Melincué, que comenzó con un operativo de búsqueda con perros adiestrados y la revisión de las cámaras de la zona.

Las cámaras mostraron a Julieta andando en bicicleta a las 23:30, cuando un auto la interceptó. La noche del sábado su cuerpo fue encontrado enterrado en el patio trasero de Cristian Romero, un hombre con el que supuestamente había tenido un vínculo tiempo atrás. Según los informes preliminares, Julieta fue violada y asesinada a golpes. 

El femicida quedó detenido y fue trasladado a la comisaría de Chañar Ladeado, donde los vecinos intentaron lincharlo. La causa quedó a cargo de la fiscal Susana Pepino.

Julieta era una militante feminista. La Campaña Nacional por la Emergencia en Violencia contra las Mujeres convocó el domingo a una movilización (con barbijos y distancia social) en pedido de justicia para Julieta, a la que asistieron unas 200 personas. 

Si llegaste hasta acá es porque te interesa la información rigurosa, porque valorás tener otra mirada más allá del bombardeo cotidiano de la gran mayoría de los medios. NOTAS Periodismo Popular cuenta con vos para renovarlo cada día. Defendé la otra mirada.

Aportá a Notas

¿Querés uno de nuestros libros?

Podés conseguirlo a precio promocional haciendo click en la imagen. ¡Escribinos y te contactamos para hacértelo llegar!

Conseguilos