Derechos Humanos

7 agosto, 2020

Gatillo fácil en Córdoba: a Blas Correas le dispararon por la espalda

Efectivos de la policía provincial asesinaron al adolescente de 17 años, que viajaba en un auto con sus amigos.

Dos efectivos de la Policía de Córdoba permanecen imputados y detenidos por asesinar a Valentino Blas Correa, un adolescente de 17 años que viajaba en un auto con sus amigos. Presuntamente no se detuvieron en un control policial, por lo que los efectivos desataron una balacera. Una de las balas le impactó por la espalda a Blas, produciéndole una herida mortal.

Mientras sus amigos intentaban llevarlo al hospital, fueron interceptados por otros efectivos. Según lo informaron los medios locales, cuando llegó Cristina Boez -la madre de Blas- a la escena, la policía ya había limpiado todo y no se encontraba el cuerpo.

Cuatro policías se encuentran investigados por presunto encubrimiento ante la sospecha de que plantaron un arma en la escena del hecho. Otros dos efectivos fueron imputados bajo la calificación de “homicidio calificado agravado por el uso de arma de fuego”, ya ambos admitieron que efectuaron los disparos al automóvil.

Además, este viernes el Ministerio de Seguridad dispuso el desplazamiento de un jefe y dos subjefes de la Policía de Córdoba que encabezaban la Dirección General de Seguridad Capital, según se conoció mediante una publicación de la cuenta oficial del Gobierno de Córdoba.

Entre la conmoción por el asesinato de Blas, se conoció otro caso de violencia por parte de la policía provincial, cuando comenzó a circular un video que mostraba como un efectivo golpea brutalmente a un joven en la vía pública.

“Un señor borracho se bajó de un taxi sin pagar. Entonces, el taxista llamó a la Policía y vinieron dos móviles, que hicieron el procedimiento. Los policías dejan ir a este señor. Cuando se está yendo, aparecen dos pibes caminando por la avenida. Dos oficiales los agarran, los ponen contra la pared y los revisan. Fue de muy mala manera, tratándolos muy mal y tirándole cosas al suelo”, explicó el testigo que aportó las imágenes de una cámara de seguridad a un medio local.

“No les encontraron nada a ninguno de los dos. Y, cuando se estaban yendo, uno de los pibes enojado se da vuelta y dice algo así como ‘yuta culiada’, o algo de estilo. Y fue lo que desencadenó esto”, agregó, refiriéndose a los golpes que recibió uno de los jóvenes por parte de un uniformado, que lo dejó noqueado en el piso.

Si llegaste hasta acá es porque te interesa la información rigurosa, porque valorás tener otra mirada más allá del bombardeo cotidiano de la gran mayoría de los medios. NOTAS Periodismo Popular cuenta con vos para renovarlo cada día. Defendé la otra mirada.

Aportá a Notas

¿Querés uno de nuestros libros?

Podés conseguirlo a precio promocional haciendo click en la imagen. ¡Escribinos y te contactamos para hacértelo llegar!

Conseguilos