Batalla de Ideas

15 septiembre, 2020

Si volviera a charlar contigo…

En un nuevo aniversario de la “Noche de los Lápices” reproducimos la carta publicada en Notas en 2014 por Jorge Falcone, hermano de María Claudia, desaparecida el 16 de septiembre de 1976 en la Ciudad de La Plata.

Jorge Falcone

COMPARTIR AHORA

En incontables oportunidades me he preguntado, hermana omnipresente, cuánto y de qué podríamos hablar hoy. Ahora que llevás 38 años congelada en esa foto apropiada por marchas y colegios, vos tan siempre igual a vos.

Enemigo al fin de nostalgia y necrológicas, me respondo que lo que más ha cambiado es el mundo intuido detrás tuyo. ¡Cuánto más simple que este era aquel en el que te forjaste! ¡Cuánto más nítida la naturaleza de sus depredadores! La tierra ya no tiene un solo dueño, sus propietarios consumen los últimos recursos naturales con apetito voraz, insaciable… Se han puesto de acuerdo antes que nosotros una vez más: En que su tiempo es ahora, tienen unanimidad. Todo lo arrasa pues su codicia global. La resistencia en defensa de nuestro único planeta-hogar ha recaído sobre los antiguos pobladores de su faz. Ellos asumen digna y estoicamente semejante responsabilidad. Ignoramos después del capitalismo qué hay, pero a esta realidad no la aceptaremos jamás.

Los grupos económicos que combatiste, hoy se han travestido en corporaciones de carácter multinacional: Cargill, Monsanto, Barrick, Pioneer, Nidera, y tantos más. Esbirros del glifosato, marines del fracking, genocidas a escala universal. Los dueños del hambre y el despojo no somos menos. Ocurre que toma tiempo barajar y dar de nuevo. Recuperar tradiciones negrindoblancas de lucha, emparchar la whipala que trama el deshilachado sueño federal-libertario, chusmarxista, peronchonacional. Inventar, inventar, inventar. Como exigieron el maestro Simón Rodríguez y el amauta Mariátegui. El tuyo es el continente de la vida futura. El de los pueblos enemigos de la depredación, que prefieren la Cordillera de los Andes a las colinas de Marte (donde ya ahorran para refugiarse – cuando su faena acabe – los parásitos de la noble humanidad).

Todo esto y vos… cautiva de una antigua primavera. Prisionera continuamente liberada por marabunta de jóvenes que te lleva en andas a pasear por el presente de la Patria. Se apropia de tus anhelos, te reinterpreta al calor de estas horas, rellena tu línea punteada con la tinta de tu lección más cara: Vivir a cuadra y media del colegio y dar la vida por un transporte al alcance del pibe más pobre, soñándolo en una Nación liberada (vos y los demás, que no lo precisaban) ¡Vaya si no nos sirve ese ejemplo! Hay cosas que no cambian, María Claudia.

Si llegaste hasta acá es porque te interesa la información rigurosa, porque valorás tener otra mirada más allá del bombardeo cotidiano de la gran mayoría de los medios. NOTAS Periodismo Popular cuenta con vos para renovarlo cada día. Defendé la otra mirada.

Aportá a Batalla de Ideas

¿Querés uno de nuestros libros?

Podés conseguirlo a precio promocional haciendo click en la imagen. ¡Escribinos y te contactamos para hacértelo llegar!

Conseguilos