Cultura

5 octubre, 2020

Silvio Rodríguez y la necesidad de nuevas epopeyas

Días atrás se estrenó el documental “Mi primera tarea” donde el reconocido músico cubano cuenta su experiencia en la campaña de alfabetización de 1961 en su país. El recuerdo de un tiempo de grandes hazañas que es necesario recuperar.

Santiago Mayor

@SantiMayor

COMPARTIR AHORA

“Hay locuras para la esperanza,
hay locuras también del dolor.
Y hay locuras de allá,
donde el cuerdo no alcanza,
locuras de otro color”.
Silvio Rodríguez, Locuras

Silvio Rodríguez es famoso a nivel mundial por su música y sus letras. Por ser uno de los máximos exponentes de “La Nueva Trova” cubana que irrumpió en la década de 1970. Y también es conocido por su compromiso político y social con la revolución que triunfó en su país en 1959 y otros procesos de lucha popular en distintas partes del mundo.

El documental Mi primera tarea, estrenado en septiembre de 2020, lo tiene como protagonista y relata, desde su experiencia personal con apenas 14 años, la épica campaña de alfabetización cubana de 1961.  

La breve película de la directora Catherine Murphy sintetiza en 25 minutos las reflexiones de Silvio en torno a aquel logro extraordinario de la naciente Cuba revolucionaria. En apenas un año, gracias a la movilización de miles de jóvenes estudiantes de secundaria, logró declararse como el primer país libre de analfabetismo de América.

El músico no duda en valorar, a casi 60 años de aquella hazaña de todo un pueblo, que se trató de una “idea brillante” de la revolución. Llamar a las y los jóvenes a que entregaran un año de su vida para ayudar a otres: “Lo que estaba haciendo la revolución por el pueblo era muy hermoso y muy atractivo. No había joven prácticamente en Cuba que no quisiera incorporarse a la campaña de alfabetización”. “A esa edad ¿quién no tiene tiempo para dar uno, dos, tres años de su vida?”, reflexiona.

Con muy buenas imágenes de archivo Silvio va relatando su experiencia intercalada con la realidad política y social de la Cuba de aquellos años. Comenzó alfabetizando a ex combatientes de Playa Girón, para luego internarse en las montañas del centro de la isla donde quedó asombrado por la extrema pobreza de las familias campesinas. “Quienes más aprendimos fuimos los que estábamos alfabetizando”, asegura.

El documental cierra con una reflexión del propio cantautor que realiza el nexo perfecto entre aquella historia lejana y el presente. Que da cuenta de la necesidad de recuperar las grandes batallas para poder proyectar un futuro diferente: “Los jóvenes lo que quieren es tareas grandes, nobles, que los hagan crecer. Cuando se meten en miserias es porque no hay grandeza a la vista. Pero si tienen una epopeya a la vista, van a por ella”.

En un mundo que se desgarra, en el que el capitalismo aplasta cualquier proyecto alternativo que proponga un futuro más humano, más igualitario y más solidario, estamos condenades a pensar en la inmediatez. Sin embargo, la historia demuestra que hay otros caminos posibles y realizables. 

Esta pieza documental es un pequeño aporte a esa propuesta, urgente y necesaria, de volver a construir horizontes liberadores.

Si llegaste hasta acá es porque te interesa la información rigurosa, porque valorás tener otra mirada más allá del bombardeo cotidiano de la gran mayoría de los medios. NOTAS Periodismo Popular cuenta con vos para renovarlo cada día. Defendé la otra mirada.

Aportá a Notas

¿Querés uno de nuestros libros?

Podés conseguirlo a precio promocional haciendo click en la imagen. ¡Escribinos y te contactamos para hacértelo llegar!

Conseguilos