Derechos Humanos

7 octubre, 2020

Gatillo fácil: detuvieron a cuatro policías más por el asesinato de Blas Correas

A Valentino lo mataron por la espalda a principios de agosto de este año. Ya son trece los oficiales de la policía cordobesa implicados en el caso, nueve de los cuales permanecen detenidos.

Durante la madrugada del 6 de agosto, Valentino Blas Correas, de 17 años, viajaba en auto con sus amigos. Luego de presuntamente no detenerse en un control policial, los efectivos de la fuerza provincial acribillaron el vehículo. Una de las balas impactó en la espalda de Blas, hiriendolo gravemente. Cuando sus amigos intentaban llevarlo a un hospital, fueron interceptados por otros dos patrulleros. El joven murió sin acceder a atención médica.

Este miércoles, el fiscal a cargo de la causa, José Mana, ordenó la detención de cuatro uniformados acusados de falso testimonio y encubrimiento agravado. De esta forma, ya son 16 las personas implicadas en el caso, 13 de las cuales son policías. Según el abogado Alejandro Pérez Moreno, quien representa a la familia de la víctima, hubo una “maniobra de encubrir y desviar la investigación”. De los 13 oficiales implicados, 9 permanecen encarcelados. 

El diario La Voz del Interior informó que los nuevos detenidos son el cabo Leonardo Alejandro Martínez, el cabo Leandro Alexis Quevedo, el oficial ayudante Ezequiel Agustín Vélez y el agente Rodrigo Emanuel Toloza. Según lo investigado por la fiscalía, los oficiales mintieron al decir que se descartó un arma desde el auto en el que viajaba Blas cuando fue acribillado. Gracias a los registros de cámaras de seguridad, la investigación concluyó en que los imputados “plantaron” el arma en la escena, así lograban inculpar a los menores de edad atacados.

Además, fueron acusados de mentir en una de sus declaraciones, donde aseguraron que dos motociclistas fueron agredidos por los amigos de Blas antes del asesinato. Sin embargo, ambos presuntos testigos desmintieron esta versión, y aseguraron que esa noche sólo le indicaron a los uniformados que habían tenido un cruce por una mala maniobra con los chicos y que ellos habían chocado su auto en una puerta, pero que no hubo agresiones.

Se determinó que quienes efectuaron los disparos fueron los cabos primeros Lucas Gómez -señalado como autor del disparo fatal- y Javier Alarcón. La cabo primera Wanda Esquivel fue quien plantó la pista falsa, por lo que permanece detenida, al igual que Yamila Martínez y el subcomisario Sergio Alejandro González, acusado de encubrimiento o falso testimonio. 

Si llegaste hasta acá es porque te interesa la información rigurosa, porque valorás tener otra mirada más allá del bombardeo cotidiano de la gran mayoría de los medios. NOTAS Periodismo Popular cuenta con vos para renovarlo cada día. Defendé la otra mirada.

Aportá a Notas

¿Querés uno de nuestros libros?

Podés conseguirlo a precio promocional haciendo click en la imagen. ¡Escribinos y te contactamos para hacértelo llegar!

Conseguilos