Derechos Humanos

21 octubre, 2020

Abuelas de Plaza de Mayo: 43 años de la lucha más amorosa

Hoy se conmemora el Día Nacional por el Derecho a la Identidad. Ante la imposibilidad de celebrar presencialmente, se multiplicaron los festejos virtuales. Sumate a las iniciativas de Abuelas para celebrar los logros de la lucha más amorosa y contribuir con la búsqueda de las 300 personas que aún viven privadas de su derecho a la identidad.

Ana Laura Sucari*

COMPARTIR AHORA

Cada 22 de octubre se conmemora el Día Nacional por el Derecho a la Identidad. Con celebración por partida doble, la fecha homenajea la lucha de Abuelas de Plaza de Mayo y coincide con el cumpleaños de Estela Barnes de Carlotto, su presidenta desde el año 1989. Este año la asociación cumple 43 años de lucha mientras que Estela sopla 90 velitas. A partir de la sanción de la Ley 26.001 en diciembre de 2004, no sólo se estableció la fecha conmemorativa sino también una jornada educativa y de concientización para todos los niveles educativos.

La incorporación de la temática al calendario escolar y a los programas curriculares supuso una ampliación de la enseñanza en y para los derechos humanos. Por un lado, significaba la transmisión de la lucha de los organismos de derechos humanos en general y de las Abuelas de Plaza de Mayo en particular. Por otro, las Abuelas siempre articularon con las escuelas y las instituciones educativas, primero para encontrar a sus nietes, luego para interpelar a la juventud.

La Ley 26.001 dio un marco para lo que las Abuelas venían realizando hace años: generar un espacio para que les niñes aprendan sobre su derecho a la identidad y, con la llegada de las nuevas generaciones, que les chiques de la “4ta generación” puedan conversar con sus familias sobre sus orígenes y su identidad familiar.

Como casi todo en Abuelas, la fecha de octubre tiene su propia historia. María Isabel Chorobik de Mariani, más conocida como “Chicha”, Abuela fundadora y primera presidenta recordaba que: “Cuando nos empezaron a preguntar cuándo nació la asociación Abuelas no teníamos tiempo de ponernos a pensar cuándo nació. Por ahí nos acordamos que el día que nos encontramos fue cuando vino Cyrus Vance enviado por Jimmy Carter a tomar idea de lo que estaba pasando en Argentina. Pero ¿Cuándo había venido Cyrus Vance? No sabíamos. Se ponía como fecha aproximada octubre porque yo me acordaba que en octubre había ido a hablar con Alicia de La Cuadra, fue el día que me encontré con ella. Pasaron años y seguíamos pensado que era octubre la fecha de iniciación. (…) Pero el día que nos encontramos las Abuelas, las doce primeras, fue el día que vino Cyrus Vance.” (Testimonio de Chicha Mariani en Memoria Abierta, 2002).

Desde sus inicios en 1977, las Abuelas tuvieron como objetivo encontrar y restituir a sus nietas y nietos apropiados. Para ello, buscaron articular con todos y cada uno de los gobiernos que se sucedieron, buscando que el Estado asumiera la responsabilidad que le correspondía en la localización y restitución de las personas apropiadas. Sin embargo, ante la falta de respuesta del Estado y los gobiernos democráticos, continuaron siendo las Abuelas quienes motorizaron la búsqueda de sus nietes y generaron las diversas herramientas –genéticas, judiciales, psicológicas– para sus restituciones.

Sin proponérselo, las Abuelas llevaron adelante una lucha sin precedentes, cuyos frutos excedieron la restitución de sus nietas y nietos, y sus acciones tuvieron alcances más amplios de los propuestos originalmente, tanto a nivel local como internacional. Entre ellos, cabe resaltar el derecho a la identidad, producto de la participación de Abuelas en la Convención sobre los Derechos del Niño de las Naciones Unidas en 1989, que llevó a la incorporación de los “artículos argentinos”. Así, en el Artículo 7 se reconoce el derecho de los niños y niñas a un nombre, a adquirir una nacionalidad y, en la medida de lo posible, a conocer a sus padres y a ser cuidado por ellos; mientras que en los Artículos 8 y 11 se establecieron las responsabilidades de los Estados para el cumplimiento de estos derechos.

Con el correr del tiempo y a medida que les niñes fueron creciendo, las Abuelas modificaron sus estrategias de búsqueda, adaptándolas a la edad y el momento de la vida en que se encontraban las personas apropiadas. Buscando interpelar a sus nietos y nietas de las formas más diversas, la cultura y las redes sociales tomaron un lugar central en las estrategias de difusión de Abuelas, gracias a la cantidad y diversidad de personas que acceden a ellas.

Al día de hoy 300 personas viven privadas de su derecho a la identidad y, si bien estos 43 años han demostrado que las Abuelas no claudicarán en su lucha por encontrarlas, es una obligación del Estado responder por los crímenes cometidos y reforzar el compromiso en la restitución de quienes aún faltan.

Ante un nuevo Día Nacional por el Derecho a la Identidad, la pandemia por el COVID19 nos obliga a realizar las distintas iniciativas de manera virtual, sin perder la alegría característica de las celebraciones de Abuelas. Bajo el hashtag #LaBúsquedaSigue, Abuelas y nietes escriben sus nombres en sus manos para multiplicarlos por las redes. Pueden hacerlo porque conocen su identidad.

¿Y vos? ¿Ya escribiste el tuyo?

*Profesora de historia e integrante de la Colectiva Feminista Mala Junta.

Si llegaste hasta acá es porque te interesa la información rigurosa, porque valorás tener otra mirada más allá del bombardeo cotidiano de la gran mayoría de los medios. NOTAS Periodismo Popular cuenta con vos para renovarlo cada día. Defendé la otra mirada.

Aportá a Notas

¿Querés uno de nuestros libros?

Podés conseguirlo a precio promocional haciendo click en la imagen. ¡Escribinos y te contactamos para hacértelo llegar!

Conseguilos